El título del presente artículo puede parecer a muchos lectores una tomadura de pelo. Pocas cosas hay en la vida cotidiana mas triviales que un metro y cualquier persona tiene a mano instrumentos para señalar sobre una pared tal longitud. Se puede hacer con una cinta métrica, con un metro de albañil, con un metro de sastre y hasta con una regla de las que los escolares suelen llevar en sus mochilas. A muchos efectos prácticos cualquiera de esos utensilios sirve para dibujar con precisión aceptable una línea de un metro. Sin embargo la definición de metro a ciertos efectos es un problema muy complejo. Antes no obstante quizá merece la pena mirar un poco al pasado.
LA VARA Y EL METRO

En El Bierzo y en otras partes de España, hasta bien entrado el siglo XIX la medida de longitud mas utilizada en muchos casos, era la vara castellana, que equivale a 0,836 m.(según algunos autores),es decir a lo que a menudo es la medida de un paso. En el mapa del Bierzo del año 1.786 (del geógrafo D. Tomás López), se indica que en un grado caben 20 leguas marinas y que en una legua marina caben 6.626 varas. Si admitimos que la circunferencia terrestre son exactamente 40.000 Km., un grado son 111,111 Km. y por tanto una legua marina 5,5555Km. En este caso una vara serían 0,838 m. Hay unas ligeras diferencias que a muchos efectos prácticos resultan despreciables.

Uno de los legados de la Revolución .Francesa, fue la definición de metro que poco a poco fue sustituyendo a la vara. El metro se definió como la diezmillonésima parte del cuadrante (cuarta parte) de un meridiano terrestre. Esta definición era la que aún figuraba en las enciclopedias de las escuelas de nuestros pueblos en los años 60 del siglo pasado. Sin embargo no es cierto que la cuarta parte de un meridiano terrestre sean exactamente 10.000.000 de metros. Aquí empiezan los problemas. El Anuario del Obs. Astronómico Nacional (Madrid) dice que el radio de un meridiano son 6.356,7519 km., luego la cuarta parte de un meridiano serán 9.985,162535 m. y la diezmillonésima parte serán pues 0,9985 m. Es decir cada metro así definido tendría un error de 1,483 milímetros, que a muchos efectos prácticos es despreciable,…..pero no a todos. Luego lo veremos.

En cualquier caso pronto resultó evidente que además de medir con mucho cuidado la longitud del cuadrante de meridiano terrestre, era preciso disponer de un utensilio de fácil acceso en el que estuviese reflejado con rigor la longitud de exacta del metro. Los revolucionarios franceses del siglo XVIII, además de revoltosos eran inteligentes y ya en el año 1.799 decidieron fabricar una barra adecuada en la que se marcó la que debía de ser la longitud de un metro. Pero pese a todo existen una serie de factores, (dilatación de la barra por ejemplo); que pueden dar lugar a mínimos pero reales cambios en esa longitud y por ello desde finales del siglo XVIII a la actualidad se han probado diversas definiciones de metro que sean rigurosamente exactas. Por lo que yo conozco, una de las últimas es tan compleja que sólo su lectura resulta “indigesta”. Un metro es igual 1.650.763,73, longitudes de onda en el vacío de la radiación correspondiente a la transición entre los niveles 2p10 y 5d5 del átomo de kriptón 86. Explicar esta definición adecuadamente de modo que cualquier persona la entienda, daría pie a varios artículos como este. Habría que explicar, que es la longitud de onda, que es el kriptón y toda una serie de detalles mas.

Para colmo de males hay que señalar que todas las definiciones de metro tienen una cierta indeterminación o incertidumbre que es ridícula a muchos efectos prácticos, pero no a otros. Estos otros efectos son por ejemplo los viajes espaciales.

MEDIDAS DE GRAN PRECISÓN

En el Anuario del Observatorio Astronómico de Madrid del año 2006, explica María J. Rioja Capellán como para enviar una nave espacial a Titán (un satélite del planeta Júpiter) se llevaron a cabo técnicas cuyo objetivo era determinar la posición de esta nave con una precisión de 1 km. en una distancia de 1.200 millones de kilómetros que es la distancia a la que Titán puede hallarse de La Tierra. De no medir bien puede ocurrir que la nave en vez de posarse suavemente en la superficie de Titán acabe estrellándose y hecha pedazos. La nave se posó en la superficie de Titán según lo previsto. Todo un éxito.

Señalé anteriormente como alguna de las definiciones de lo que es un metro implica un error de 1,483 milímetros en cada metro. Esto supone en un kilómetro 1483 milímetros es decir 1,483 metros. En 1200 Km. esto ya supondría un error de 1779,6 metros, es decir 1,7796 km. y en 1200 millones de kilómetros, serían lógicamente 1,779 ¡¡millones de kilómetros ¡¡, es decir una distancia claramente superior a la que hay desde La Tierra a la Luna (“solo” 384400 kilómetros). Recordemos que el margen de indeterminación que los ingenieros espaciales pretenden lograr es de sólo un kilómetro, luego está claro que en la tecnología puntera de este siglo XXI, hay que “afinar muchísimo la puntería”; para definir lo que es un metro. De lo contrario costosos viajes espaciales se pueden saldar con un rotundo fracaso, como por otra parte en alguna ocasión ha sucedido en el envío de naves espaciales al planeta Marte.

Hace siglos cuando la vara equivalía aproximadamente a un paso es muy probable que ciertas longitudes se midiesen a pasos y punto. Quizá hay quien actualmente aún utiliza esta técnica, que puede ser válida a muchos efectos prácticos, pero que es una fatalidad a otros. No obstante tampoco hay que “pasarse de listo”. Si cuando yo medía las minas de carbón del Bierzo, me hubiese empecinado en medir la longitud de una galería con la misma precisión que la utilizada en viajes interplanetarios; no podría haber hecho otra ninguna otra labor mas. En este caso mis jefes me hubiesen mandado y con razón a “freír espárragos” o lo que es peor aún, a medir las oficinas del INEM.

Rogelio Meléndez Tercero

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos