La secretaria municipal del Ayuntamiento de Castropodame ha denunciado supuesto acoso laboral por parte del alcalde electo Román Díaz –de baja por accidente laboral- y el que fuera alcalde en funciones hasta el pasado mes de octubre, Felipe Durán. Según puso de manifiesto el portavoz del PP, Alfonso Pérez, en sesión plenaria y en presencia de la secretaria, ésta “pide amparo y protección ante los interesados y que desarrollen las actuaciones que estimen necesarias para el cese del hostigamiento y acoso laboral que viene sufriendo y para garantizar el debido respeto a las funciones y competencias que legalmente tiene atribuidas”.

El que fuera alcalde en funciones Felipe Durán negó los hechos en el Pleno de ayer y reprochó la actitud del portavoz del PP de quien dijo que “eso lo tienes que demostrar”. Pérez añadió que no es él quien tenga que demostrar las acusaciones de la secretaria, toda vez que reconoció que “no sé si será verdad o mentira”, lo que elevó el tono del debate en el apartado de ruegos y preguntas donde aprovechó para pedir que tanto Díaz como Durán se aparten de la Corporación municipal.

Sobre el fondo de la cuestión, la secretaria puso de manifiesto en su escrito supuestos insultos, amenazas y menoscabo personal y profesional, “está pidiendo protección porque el señor alcalde –que está de baja- y el que fue alcalde duden de ella, la insulten y amenacen cuando no hace lo que ellos quieren decir”, aseveró Pérez. “La están hostigando, la están faltando al respeto, dudan de su palabra y dudan de su carrera”, reprochó.

Asimismo, pidió la intervención en Pleno de la secretaria, para que respondiera si se le facilitan los medios para desempeñar sus funciones como secretaria-interventora quien aseguró que “antes me coartaba por don Felipe todo, por él y por las auxiliares, y ya se lo he hecho constar hoy en la queja que he presentado en el Ayuntamiento”.

La secretaria insistió que la situación cambió desde que la edil socialista, Josefa Álvarez, se puso al frente del Ayuntamiento.

Denunció que no se le facilitaba la información y que el registro está lleno de peticiones de documentación, “yo no sé si no me la pasaba porque no quería o porque ellas no se la daban, pero a mí no me llegaba”. La relación llegó a estar tan deteriorada, según la denuncia de la secretaria, que “se me había prohibido relacionarme con ellas”.

Felipe Durán eludió pronunciarse sobre el fondo más allá de afirmar que se trata de la versión de una de las partes. El concejal socialista puso en duda la lealtad institucional del portavoz del PP, y criticó que “lo das por efectivo”. Durán declinó hacer declaraciones más allá de su intervención en Pleno pero advirtió de que habrá reserva de acciones por estas acusaciones contra su persona. La alcaldesa en funciones reprochó que la única intención fuera hacerlo público sin pretender buscar explicaciones.

El alcalde titular también declinó hacer declaraciones, al menos en este momento, pero en cualquier caso también reprochó la actitud de Alfonso Pérez por su posicionamiento sobre esta cuestión.

En busca de la normalización de unas relaciones deterioradas

La alcaldesa transmitió un mensaje al finalizar el Pleno para evitar el enfrentamiento entre el personal municipal e incluso con el propio portavoz del PP en dependencias municipales. Y es que esta situación viene de atrás y no es la primera vez que unos hechos de esta naturaleza trascienden a la opinión pública.

El pasado mes de abril Pérez ya denunciaba una situación de supuesto acoso laboral basándose en un escrito de las tres auxiliares “reflejando que se encuentran acosadas por la secretaria del Ayuntamiento desde el año 2012”. Llegó a asegurar que en varias ocasiones “el señor alcalde estaba presente”.

Entonces, con el mandato de Felipe Durán, se quejó de “la falta de respeto con la que trata a su secretaria dudando de su trabajo”.

Tan sólo un día después el colegio de secretarios de León intervino negando que la secretaria hubiera tenido ningún problema con ninguna compañera hasta el escrito de denuncia “tras empeorar las relaciones mutuas”, lo que enmarcaron en la imposibilidad legal de “atender las pretensiones de éstas para obtener una mejora retributiva”.

Durante estos meses la tensión ha sido una constante en el Ayuntamiento de Castropodame, e incluso el propio Felipe Durán presentó su dimisión de su cargo como alcalde en funciones y como teniente de alcalde por causas personales.

La secretaria ha puesto numerosos reparos de legalidad en el pago de facturas que no considera suficientemente acreditado el precio de mercado por parte de determinados proveedores, o incluso sobre el pago de una factura por la pavimentación de una calle en Turienzo Castañero.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador