Los GRS disuaden a los manifestantes

Los mineros consiguieron llegar de nuevo a la autovía A6. A pesar del fuerte despliegue de seguridad, los manifestantes alcanzaron la autovía en un momento en que el Grupo de Reserva de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil abandonó sus posiciones sobre las 18 horas. Durante poco más de media hora, los huelguistas cortaron el tráfico bloqueando completamente la circulación en esta carretera y en la Nacional VI.

El tercer día de protesta minera se cerró con numerosos enfrentamientos entre los mineros concentrados en San Román de Bembibre y el GRS. Si bien la mañana se presentaba tranquila a pesar de los continuos disparos de las fuerzas de seguridad ante los ataques con piedras de los mineros, hubo un punto de inflexión cuando un pedrusco alcanzó e hirió a un GRS. Con este desencadenante, los antidisturbios entraron en el pueblo cargando contra los mineros, quienes interpretaron esta acción como un ataque directo a su reivindicación. Esto, junto con la entrada de los GRS en el bar Madrid obligando a los clientes a identificarse y llevarse a siete personas que no pudieron acreditar su identidad, provocó el recrudecimiento de las acciones desde primera hora de la tarde.

Los manifestantes se quejaron durante la mañana por la entrada en el pueblo de las fuerzas de seguridad y se preguntaban si el alcalde dio el permiso correspondiente.

Por la tarde, los mineros llevaron su artillería pesada, bombas pirotécnicas y tubos para orientar los disparos contra el adversario. Pero éstos contraatacaban con humo lacrimógeno que mermaba continuamente las fuerzas de los manifestantes y les obligaba a retroceder en sus posiciones.

Después de una hora de enfrentamiento los GRS entraron en el pueblo de San Román para llevar aún más atrás a los mineros, retirándoles sus pancartas sobre el puente peatonal de San Román y destruyendo los elementos que pudieran aprovechar como armas de ataque que dejaban en su huída.

Sin embargo, los manifestantes volvían a coger fuerzas en cada retirada aproximándose peligrosamente hasta que en un momento dado, poco antes de las 18 horas, los GRS abandonaron sus posiciones dejando vía libre a los mineros para que entraran en las carreteras. Contenedores y neumáticos ardiendo y palés que servían como barricadas bloquearon el tráfico así como los camiones atravesados que obligaban a colocar los mineros retirando las llaves a los conductores.

Media hora después los GRS intervinieron de nuevo llevando a los huelguistas hasta el pueblo de San Román, obligándoles a retroceder prácticamente hasta la entrada del pueblo.

Los incidentes de hoy lejos de solucionar el problema han caldeado aún más los ánimos de un grupo de trabajadores que exige soluciones inmediatas en el cobro de sus nóminas y estabilidad en el sector.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador