Los mineros se despidieron de Bembibre desde la NacionalLa última noche en tierras bercianas fue en Bembibre, y los mineros se llevaron una buena impresión tanto por el recibimiento del viernes como por el trato recibido. No les faltó de nada, y así lo quisieron poner de manifiesto, con un fuerte aplauso que dedicaron a quienes procuraron que tuvieran las máximas comodidades posibles.

Durante la mañana, un nutrido grupo de personas quiso acercarse hasta las inmediaciones del pabellón para despedir a estos mineros y animarles en su camino y en su lucha.

Antes de la salida, los mineros dedicaron el cumpleaños feliz a un compañero que celebró su día en el camino. También, la madre de un minero bembibrense leyó una poesía antes de que la Marcha emprendiera camino, en uno de los momentos más emotivos de la jornada.

Como estaba previsto, a las 13.15 horas llegaron a Torre del Bierzo donde recibieron una cálida acogida de vecinos y familiares que se acercaron a la entrada del pueblo para dar la bienvenida a sus paisanos y compañeros mineros. Con Santa Bárbara presidiendo la entrada en Torre, la Marcha Negra se dirigió a la plaza. La Corporación Municipal dedicó sus palabras de ánimo a los mineros, apoyando una reivindicación que también es de Torre, esgrimió el alcalde, Manuel Merayo.

Pero no fueron las únicas intervenciones. Otras dos mujeres y un niño de la localidad no dejaron pasar la oportunidad de dirigirse a estos mineros para demostrar que las cuencas mineras están con ellos.

Después de la comida pasadas las 15 horas siguieron su camino hacia Brañuelas. La etapa más dura, probablemente, llegó este sábado. Por la marcha en ascenso, pero porque dejan de lado sus tierras y, en algunos casos, la cercanía de los familiares que les han podido acompañar durante estos días.

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador