Francisco Álvarez habla con el viudo de Maribel Lafuente, acompañado por el alcalde y el delegado de la JuntaLa Ribera de Folgoso cuenta desde este martes con su primer centro social denominado Maribel Lafuente, que abrió sus puertas a la multitud para presentar estas nuevas instalaciones locales. Un edificio que servirá a los intereses ciudadanos, pensado para todas las edades, que cuenta en su primera planta con centro de reunión y bar, en la segunda centro de informática para cursos y sala de reuniones, así como las dependencias de la Junta Vecinal y un local para asociaciones, y el bajo cubierta que se destinará a ludoteca.

El subdelegado del Gobierno, Francisco Álvarez, fue el encargado de inaugurar estas instalaciones, financiadas entre otros con cargo al Plan E. Lejos de un discurso político presentando números e inversiones, Álvarez destacó la figura de Maribel Lafuente, antigua propietaria del edificio a cuyo fallecimiento la familia decidió donar el local para su aprovechamiento por la ciudadanía.

Calificó el fin como “noble” poniendo por delante que “el mérito principal lo lleva la familia que ha donado el edificio”. Su acondicionamiento corrió por cuenta del Gobierno, Diputación, Ayuntamiento y Caja España, lo que pone de manifiesto que “es un ejemplo de cooperación y colaboración entre administraciones, e incluso entre agentes privados”.

El alcalde de Folgoso de la Ribera, José Manuel Otero, agradeció principalmente a los familiares de Maribel Lafuente por su aportación que permitió pensar en el proyecto que ahora es una realidad, y reconoció la inversión de las diferentes administraciones y la entidad bancaria que, en total, ha superado los 200.000 euros. Asimismo, añadió que queda una segunda fase para concluir las actuaciones previstas en el solar. De hecho, pidió al delegado de la Junta, Eduardo Fernández, que también asistió al acto de inauguración, la implicación de la Administración Regional para completar el proyecto.

Tanto el cura que ofició la bendición del edificio como el resto de intervinientes coincidieron en destacar que el objetivo principal es conseguir el bienestar de los ciudadanos.

El viudo de Maribel Lafuente no pudo dirigirse a los vecinos, visiblemente emocionado, pero en su nombre lo hizo un párroco amigo de la familia quien enalteció el apego de Maribel hacia sus paisanos de La Ribera de Folgoso, lo que, a la postre, se ha traducido en esta infraestructura que se dirige fundamentalmente a ellos.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador