El alcalde advierte de la previsión crítica

A finales de marzo, después de un invierno seco y sin previsiones meteorológicas que hagan pensar que en los próximos días habrá lluvias. Ésta es la situación a la que se enfrenta en líneas generales todo el país, pero muy especialmente el noroeste peninsular que anticipa una época de sequía si la lluvia no lo remedia. Y en concreto, en lo que afecta al Bierzo Alto, el municipio de Castropodame lanza la voz de alarma ante unas reservas bajo mínimos.

En el municipio está la cara y la cruz ante esta situación preocupante. La cara, aquellas poblaciones que podrían hacer frente a la sequía con medidas provisionales preparando el pozo de Matachana así como la urgencia para la construcción de la nueva captación de Bárcena desde Villaverde que permitan un abastecimiento inminente. Y la cruz, poblaciones como Calamocos o Castropodame cuyas reservas están tan al límite que a duras penas se mantendrán hasta junio.

Respecto a la preparación del pozo y la aceleración de la nueva traída de agua Román Díaz considera que debe ponerse en marcha un Plan Especial para la Sequía que contemple determinadas actuaciones urgentes como las que precisa el Ayuntamiento de Castropodame para paliar en la medida de lo posible los efectos negativos de la falta de lluvia. Máxime cuando en la obra del pozo de Matachana el Ayuntamiento ha tenido que hacer frente a un coste de 25.000 euros.

Por el momento se ha advertido ya de una realidad que podría llevar a los usuarios a medidas de restricción de consumo de agua en las próximas fechas. Siempre, si la lluvia no aporta soluciones a esta problemática.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos