El director del laboratorio de la Innovación de Tecnologías de la Información y profesor de la Universidad Politécnica, Ángel Fidalgo, presentó esta mañana en Bembibre el proyecto Mineral 2.0 que pretende fomentar un turismo geológico y mineralógico en base a la minería en la comarca. La premisa fundamental parte de la puesta en valor del aspecto geominero de la zona para que se convierta en un atractivo turístico mediante un conjunto de rutas, visitas y la promoción correspondiente.

Esta primera toma de contacto, que contó con la mediación de la asociación Aragonito Azul, se centró en una presentación a los representantes de los ayuntamientos de Bembibre, Castropodame, Congosto y Molinaseca. Sin embargo, el objetivo es llegar a un mayor número de municipios para ampliar el potencial de la comarca berciana que permita ejecutar este proyecto.

El presidente de la asociación, Juan Manuel Rincón, apuntó directamente a la minería del carbón, hierro, plomo e incluso del oro que han tenido un peso destacado en la comarca “y han dado una riqueza y calidad de vida”. “Hay que potenciar esos yacimientos, que se pudieran preparar y proyectar para realizar futuras visitas guiadas a la mina como en rutas, que se puedan visitar instalaciones o antiguas instalaciones”. Consideró que “el potencial es enorme”, en el contexto de una comarca berciana que “es muy rica”.

Menos dinero y más implicación

La segunda parte es la ejecución del proyecto, y aquí es donde también entrarían en juego las administraciones que pudieran ver un beneficio en esta promoción turística. Pero Aragonito Azul no habla tanto de un desembolso económico como el grado de implicación en la ejecución material del proyecto. “A lo mejor no es cuestión de dinero sino de esfuerzo y capital humano más que capital económico”, manifestó Rincón que aseguró. “No requiere de grandes inversiones sino el compromiso de organismos y entidades que puedan ofrecer capital humano, gente que se implique en el proyecto para poder desarrollarlo”.

Puso el ejemplo de Labaniego, población a la que apunta como primera ruta para potenciar, que “con muy poco dinero arregla senderos y caminos por los cuales atraviesan zonas de mucho interés como conventos, posibles rutas mineras donde vas visitando distintos yacimientos, y tampoco es excesivo el cargo que se realiza en estos trabajos”.

Valorar el patrimonio y promocionar el potencial turístico

El director del proyecto presentó las tres fases iniciales de esta iniciativa. La primera está en marcha, que es la presentación a las instituciones potencialmente interesadas. “Contarles cómo es esa puesta en valor, recogemos muestras mineralógicas, información y después en la Escuela de Minas en colaboración con museos buscamos piezas provenientes de esta zona, preparamos fichas con los minerales de la zona con un lenguaje dirigido a un público en general”, explicó el Fidalgo.

Posteriormente contará con material propio de la zona para describir la historia geominera y las razones por las que el patrimonio es importante. “Y ahí es donde se ven aspectos estratégicos: si lo que se quiere es ver una ruta o una mina visitable lo que hacemos es orientar la presentación esos aspectos”, puso como ejemplo Ángel Fidalgo.

En una tercera fase se procedería a la difusión y promoción de las diferentes rutas, entre otros con una garantía de base en los denominados mercadillos de minerales que se celebran cada primer domingo de mes donde se dan cita cerca de 3.000 personas. “Se quiere una estrategia de acercar a gente relacionada con la mineralogía”, concluyó.

Por su parte, el alcalde de Bembibre, José Manuel Otero, valoró positivamente la labor que desarrolla la asociación Aragonito Azul y reconoció que la iniciativa del colectivo "es muy bueno para Bembibre". Aseguró que el contexto económico es complicado "pero esta gente viene realizando un trabajo importante desde hace tiempo". Concretamente, valoró que "están haciendo muchas cosas con iniciativa y con poco dinero".

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360