El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ponferrada abrirá juicio oral contra el portavoz socialista, Manuel Ángel Rey, y otros dos operarios de la adjudicataria del servicio municipal de aguas por el vertido de lodos en el río Argutorio en octubre de 2009. El órgano judicial ha decretado la libertad de los tres implicados con imposición de una fianza de 50.000 euros o, en su defecto, procederá al embargo de bienes.

El ex concejal de Medio Ambiente fue imputado a principios de 2011 por indicios previos de que la empresa abriera las válvulas para proceder a la limpieza del agua siguiendo órdenes de un operario municipal, así como con el supuesto conocimiento de Manuel Ángel Rey en su condición de titular delegado.

Ahora, el Juzgado mantiene las imputaciones e inicia el proceso judicial propiamente dicho contra la postura de Fiscalía, que pidió el sobreseimiento de la causa y tan siquiera presentará escrito de acusación.

La acusación particular pide una pena de prisión de 18 meses de cárcel y una multa de seis meses a razón de cuota diaria de 30 euros y costas.

Los hechos se remontan al 9 de octubre de 2009 cuando la apertura de llaves de la presa a la altura de San Facundo provocó un vertido de lodos que afectó a la fauna piscícola con la mortandad de más de un centenar de truchas contabilizadas a la orilla del río. El alcalde pedáneo de San Andrés responsabilizó de los hechos al Ayuntamiento de Bembibre, a la concesionaria del servicio y al concejal de medioambiente expresamente porque, según su versión, había planteado una limpieza en profundidad de la presa “que no reúne las condiciones” por estar “llena de lodos”.

La magnitud de esta problemática llevó al Ayuntamiento a emitir un comunicado en que recordaba que la limpieza de la presa de captación corre por cuenta de la UTE Hidrogestión Socamex, pero nunca llegó a profundizar nadie en el fondo del problema mientras el alcalde pedáneo de San Andrés presentó la pertinente denuncia para que se esclarecieran posibles consecuencias penales por supuestos delitos contra el medioambiente.

Pero en abril de 2010 vuelve a vaciarse la presa vertiendo los líquidos al río Argutorio que, si bien no tuvieron la misma repercusión que la vez anterior, no apareció el responsable de abrir las compuertas. En este sentido, el alcalde pedáneo aseguró que tuvo conocimiento de los hechos porque supuestamente la empresa gestora del servicio de aguas de Bembibre contactó con él para decirle que “alguien” había abierto las compuertas. El Ayuntamiento negó implicación alguna y apuntó a un posible “acto de vandalismo”. El entonces alcalde de Bembibre, Jesús Esteban, aseguró en aquel momento que habían sido objeto de una “manipulación de terceros”.

Ya en noviembre de aquel mismo año la Confederación Hidrográfica Miño Sil comunicó al Ayuntamiento la sanción que ascendió a 2.500 euros más otros 749 por daños

728x90-cuenta-on-verde
happyending 728x90 jpg
warhol_360