La Granja de San Vicente se convirtió esta tarde en el epicentro de las protestas en defensa del ferrocarril, cuyo futuro en este momento es incierto ante los recortes aplicados por Adif y el Ministerio de Fomento. Vecinos de esta localidad, que en la práctica se ha quedado sólo con un tren por trayecto que dicen que no les sirve para nada, convocaron esta protesta a la que se han sumado otras poblaciones también afectadas y formaciones políticas contrarias a la reestructuración ferroviaria.

Esta tarde, en el orden de 400 personas exigieron a Renfe que restablezca el servicio ferroviario y reponga los cuatro trenes que han quedado suprimidos.

Esta supresión supone para los vecinos dos únicos servicios ferroviarios al día, uno en dirección Ponferrada minutos antes de las 8.30 y un segundo que sale de Ponferrada a las 19.30, que hace parada sobre las 20.09 horas en La Granja hacia León. Dos servicios que, dicen, no les sirven por unos horarios que les impiden tanto ir al médico por la mañana a Ponferrada (no podrían volver hasta la tarde-noche) o realizar cualquier trámite en León, que al no haber tren de vuelta en el día les obligaría a hacer noche.

Consideran una afrenta lo sucedido. Por esa razón, advierten a Adif que no están en disposición de facilitar en nada las labores de mantenimiento de las vías a las que acceden de forma privilegiada desde La Granja de San Vicente. Por eso, han lanzado ya una advertencia a Adif, que si les quitan el tren ellos bloquearán el paso de vehículos de la empresa por el pueblo.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos