El tiempo inestable y las lluvias que cayeron durante la mañana impidieron la celebración de la vigésimo primera edición de la Ruta de las Fuentes. Aunque la participación fue sensiblemente inferior, un nutrido grupo tomó la salida en la marcha organizada por el Centro de Iniciativas Turísticas, a lo que hay que sumar un número no menos importante que decidió hacer la ruta por su cuenta, antes y después del horario oficial.

El Ayuntamiento de Noceda del Bierzo cuantificó 333 personas en el mirador de La Gualta, lo que supone que al menos ese número realizó la ruta en su totalidad. Por otro lado, hubo otras 200 personas que acudieron a la comida que ponía punto y final a los actos. En total, más de medio millar de personas fieles a esta cita anual.

La Ruta de las Fuentes consiste, esencialmente, en un recorrido por el paraje de la sierra de Gistredo visitando las cinco fuentes más populares de Noceda hasta llegar al mirador de La Gualta, el pico desde donde avistar el entorno natural del Bierzo Alto.

Con este recorrido de algo más de 9 kilómetros por las fuentes de Juan Álvarez, el Azufre, de la Salud, Canalijo y del Rubio, el municipio de Noceda enaltece las virtudes de su entorno natural como forma de atracción de numerosas personas a las que ofrecer un día de montaña pura.

La marcha comenzó a las 9 de la mañana, cuando partieron algo más de un centenar de personas. Pero se fueron sumando muchas más a lo largo de la jornada, incluso otras que ya habían iniciado el recorrido antes de aquella hora. En el mirador de La Gualta, el merecido descanso y el bocadillo característico de los participantes para retomar fuerzas con vistas al descenso que, en ocasiones, se presentaba complicado, sobre todo con la lluvia.

Este año una de las principales novedades fue el precio simbólico de dos euros que costó la ración de comida en el camping. Pero en el punto alto de la Ruta de las Fuentes la organización tuvo un detalle con los participantes. De esta forma, el CIT y Ayuntamiento pudieron cuantificar con precisión cuántas personas realizaron el recorrido, aunque hay que tener en cuenta que el número pudo haber sido mayor fuera de los horarios.

La característica de esta edición fue la lluvia. Por un lado, los organizadores reconocen que frenó la participación. Por otro lado, esta jornada, que al término se convertía en un día de fiesta para enaltecer el patrimonio natural, terminó antes de lo normal por el chaparrón que cayó.

Eso sí, a pesar de todo los que decidieron participar tuvieron como recompensa la posibilidad de disfrutar de las vistas desde la sierra de Gistredo con los cielos nublados, poca lluvia, y sólo la tormenta fuerte llegó cuando terminaron de comer. No hubo sobremesa, pero sí una agradable jornada de montaña en Noceda.

Comentarios  

0 #1 yo 29-07-2013 13:36
Lo pasamos genial, aunque el tiempo no acompaño. Y el año que viene masssssss y mejor.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador