El incremento en el número de fallecidos en El Bierzo Alto unido al descenso de los nacimientos ha situado el crecimiento vegetativo de la demarcación en menos 154, según los datos del INE publicados a 4 de diciembre de 2013 (que se refieren a la anualidad 2012). Un dato preocupante que incide directamente en la despoblación que azota en líneas generales a los núcleos poblaciones rurales, y que hasta en cinco localidades del Bierzo Alto ya se sitúa en límites muy cercanos a cero. El número de fallecidos de estos siete ayuntamientos casi triplica a los nacidos en 2012, lo que supone que por cada nacido fallecieron otros tres.

De todos los ayuntamientos del Bierzo Alto ninguno registra un crecimiento vegetativo positivo, que es el parámetro que analiza la población según el número de nacimientos menos fallecimientos.

En Bembibre, durante el año 2012 nacieron 57 personas frente a los 94 fallecidos (se mantiene en niveles similares a 2011, con 59 nacimientos y 97 defunciones). La diferencia arroja un crecimiento vegetativo negativo de menos 37 personas.

En los restantes municipios el número de nacimientos durante 2012 cae de manera preocupante hasta tal punto que no es descabellado pensar que en próximas estadísticas podríamos encontrarnos con una ausencia de nacimientos.

En este sentido, los casos más destacados son Castropodame y Congosto, dos poblaciones que en 2011 registraron 11 y 10 nacidos, respectivamente, y que registraron un año después 3 nacimientos, lo que representa una caída del 70%. El número de fallecidos en Castropodame fue de 27 personas, con lo que el crecimiento vegetativo es de menos 24. En el caso de Congosto es menos 20 con 23 fallecidos.

Si nos fijamos en los casos límite con un solo nacido en 2012 figuran Folgoso de la Ribera y Noceda del Bierzo. Ambos municipios registraron tres nacimientos un año antes. El crecimiento vegetativo de Folgoso es de menos 19 y menos 18 en Noceda, con 20 y 19 fallecidos, respectivamente. Igüeña también está en los límites de nacimientos con dos nuevos vecinos en 2012 que contrasta con los 23 fallecidos. El crecimiento vegetativo negativo se sitúa en menos 21.

En el lado opuesto, atendiendo al fenómeno de nacimientos, está Torre del Bierzo, que pasa de los 6 nacidos en 2011 a los 16 en 2012. Pero en este municipio llama la atención el número de fallecidos que es el más elevado por detrás de Bembibre con 31 defunciones en ese mismo periodo de tiempo (el año anterior fueron 30), lo que deja el crecimiento vegetativo en menos 15.

En el conjunto del Bierzo Alto el número de nacidos se eleva a 83 frente a los 237 fallecidos. Un dato preocupante por cuanto el número de defunciones es casi el triple que el de nacimientos. En 2011 fueron 95 nacidos y 227 defunciones, lo que evidencia una tendencia al alza en el crecimiento negativo.

En tan solo dos años el crecimiento vegetativo es de menos 286 personas en una zona que, de forma natural, está perdiendo población a marchas forzadas por diversos factores, entre ellos la precariedad económica y el desmantelamiento de la minería del carbón y de la industria. La situación económica también incide directamente en el crecimiento vegetativo a tener en cuenta que el número de hijos en las unidades familiares se reduce a uno en un contexto en que también proliferan familias que optan por no tener, al menos de momento, un retoño.

Si ampliamos la demarcación a la comarca del Bierzo en general, la proporción se rebaja a casi dos fallecidos por nacimiento. Baja el número de nacidos en 2012 a 803 en el conjunto de los municipios y suben las defunciones a 1.505. El crecimiento vegetativo negativo es de menos 702.

Todas las poblaciones bercianas han registrado crecimiento vegetativo negativo excepto Cabañas Raras, con un resultado positivo de una persona (11 nacimientos frente a 10 defunciones), y Cubillos del Sil que contabilizó 15 nacimientos y 15 fallecidos.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

warhol_360