La artista Amparo Sánchez (Amparanoia) colabora con ALBOAN, en el marco de la campaña “Tecnología Libre de Conflicto”, para denunciar que la vulneración de derechos humanos en República Democrática del Congo está vinculada a nuestro consumo de energía.

Tecnología Libre de Conflicto (www.tecnologialibredeconflicto.org) es una campaña de la ONG de los Jesuitas ALBOAN para dar a conocer la conexión que existe entre los móviles, tablets, ordenadores y cualquier aparato electrónico con la guerra en el este de la República Democrática del Congo.

La República Democrática del Congo es una de las zonas mineras más importantes del mundo, especialmente el este del país. Allí se encuentra buena parte de las reservas mundiales de oro, tantalio, estaño y wolframio, minerales sin los cuales la revolución de las nuevas tecnologías, en especial de la tecnología móvil, no habría sido posible.

Con estos minerales se elaboran componentes que terminan esparcidos por el mundo en productos tecnológicos: teléfonos móviles; ordenadores portátiles; tablets; videoconsolas; o cámaras digitales.

Son minerales escasos y caros, los llamados ‘minerales en conflicto’ o, más crudamente, ‘minerales de sangre’ que llegan a nuestras manos escondidos en nuestros móviles.

Según denuncia ALBOAN, los grupos armados ganan millones de dólares cada año mediante el contrabando de estos minerales con los que siguen comprando más armas con las que sostener el conflicto.

Situación de las mujeres en RDC

Si eres mujer, Congo es el peor país del mundo para vivir. Tiene las tasas de violencia sexual más altas del planeta: más de cien mil mujeres son violadas cada año.

La violencia sexual contra las mujeres se utiliza para sembrar el terror y expulsar a la población local de sus pueblos. Así los grupos armados se quedan con el control del territorio donde están las minas.

Las mujeres arrastran de por vida los traumas físicos y psicológicos de la violación y del desplazamiento. Además, muchas veces contraen enfermedades de transmisión sexual como el SIDA.

Por si fuera poco, las mujeres que han sufrido violencia sexual son rechazadas por su familia y entorno. A menudo tienen que huir de su comunidad y vivir su dolor en silencio y soledad.

En los campos de desplazadas no hay que comer y la necesidad de alimentar a sus hijos e hijas, las convierten en víctimas de todo tipo de abusos.

Muchas mujeres se ven forzadas a ejercer la prostitución; otras se emplean como porteadoras en las minas. Sin seguridad laboral ni atención médica, trabajan en condiciones de semiesclavitud hasta que destruyen su salud.

Además, el desplazamiento ha provocado que exista un amplio colectivo de chicas jóvenes que nunca han podido acudir a la escuela. Sin estudios ni salario, terminan ocupándose de los niños y niñas de otras y de las tareas del hogar

Intervención de ALBOAN

ALBOAN, trabaja a dos niveles. Por un lado a nivel político, sobre las causas que contribuyen a generar la violencia. Para ello intenta promover una demanda de “tecnología libre de conflicto”. Esto consiste en solicitar a la ciudadanía que apoye una regulación europea que ponga fin al negocio del contrabando ilegal de minerales y que impida que nos lleguen productos tecnológicos “manchados de sangre”.

Por otro lado, trabaja en el apoyo a las personas víctimas del conflicto. En concreto a las personas desplazadas, refugiadas y migrantes forzosas.

Amparo Sánchez

Amparo Sánchez nace en Alcalá la Real, Jaén (1969). A los dos años se traslada con su familia a Granada, donde empieza los primeros pasos en la música con solo 16 años. Su siguiente escala es Madrid, donde llega acompañada de su hijo y su guitarra, y en 1996 aparece en la escena musical española con el proyecto Amparanoia.

Pionera en la música fusión y mestiza, ha llegado a editar ocho álbumes y a girar por toda Europa y Latinoamérica, convirtiéndose así en una artista internacional muy solicitada y en todo un referente de este movimiento musical. Ha recibido premios como el de Mejor grupo Europeo en la BBC Music Awards, en 2005, y Mejor Artista Internacional en Cuba Disco 2009.

Tras cerrar el proyecto de Amparanoia, con el Bye Bye Tour que llevó a escenarios de varios países, la artista apareció en 2009 como Amparo Sánchez con su primer álbum en solitario Tucson-­‐Habana, un proyecto íntimo y muy personal que corroboró con su segundo trabajo Alma de Cantaora, en 2012 y este próximo otoño estrenará un nuevo trabajo bajo el título de Espíritu del Sol. Amparo Sánchez es madre de dos hijos, cantante, músico, compositora, productora y escritora, una mujer potente e incansable ligada a la denuncia y a la lucha por los derechos humanos, en especial los de las mujeres.

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

 Circuitos 9off de descuento728x90_

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

warhol_360