En un pequeño salón, de cuyas paredes cuelga el pasado, suenan las teclas de una máquina de escribir y las notas de un violonchelo. Son André y Dorine: una singular pareja de ancianos que, como tantas otras, ha caído en la desidia provocada por la rutina. Pero un suceso viene a romper esta monotonía: la enfermedad. El Alzheimer, nuestro gran antagonista. Devorador de los recuerdos, de la memoria, de la identidad...

Se inicia entonces un volver a empezar, un viaje a través del recuerdo. André y Dorine es un trabajo cargado de humor, sinceridad y emoción, representado por tres actores que interpretan más de quince personajes. En la búsqueda de crear un espectáculo sin fronteras, se apoya la compañía en el teatro de gesto, en el que la máscara, al estilo de las creadas por el grupo hispano alemán Familie Flötz, actúa como puente hacia la poética visual.

La joven compañía vasca Kulunka Teatro ha recorrido con este trabajo más de 15 países en los últimos años, pisando lugares de Estados Unidos, Turquía, Nepal o China, y ha ganado premios como el de “Mejor espectáculo y mejor dramaturgia” (Festival de Birmingham) o “Mejor espectáculo Extranjero” (Festival de Teatro de la Habana).

 

 Circuitos 9off de descuento728x90_

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

warhol_360