La compañía malagueña El Espejo Negro, especializada en el teatro de marionetas, afronta el reto de trasladar al mundo de los títeres uno de los textos más representados de la dramaturgia española: La venganza de Don Mendo, de Pedro Muñoz Seca.

El malagueño Ángel Calvente es el alma mater de la compañía de marionetas El Espejo Negro, cuyo trabajo se caracteriza por el espíritu desenfadado y con un punto gamberro que ofrece en sus montajes. Ahora afronta el reto de llevar a la escena un clásico de la comedia española que, aunque ha sido una de las más representadas de nuestro teatro, nunca antes había sido abordada por el teatro de marionetas.

Los animados y un tanto disparatados muñecos del grupo nos cuentan las conocidas aventuras del Marqués de Cabra, don Mendo, un noble caballero traicionado por su amada, Magdalena del Jarama, y prisionero en la torre de un castillo por el falso robo de un collar del baratillo. Don Mendo conseguirá escapar y convertirse en un proscrito con hambre de venganza. La versión incluye interludios musicales a cargo de Raphael, cancioncillas modernas con letras que se adosan a una historia de hace siglos y guiños cinematográficos como apariciones anacrónicas muy solventes.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador