Isabel II subió al trono o, como diría un erudito, ascendió al trono, a los trece años, debido a los problemas que tenía el general Espartero que era el regente, para gobernar el país.

A Isabel, como a alguna otra reina, le gustaban muchísimo los hombres y fue desflorada  -eso dicen-  por Salustiano Olozabal y, entre sus amantes encontramos al coronel Gándara, a Manuel Lorenzo de Acuña, a José María Arana   -del que alguien dijo que  era el padre de Alfonso XII- , a Enrique Puig Moltó, a Miguel Tenorio, a Tirso Obregón, a José de Murga o al general Serrano y, sin embargo, obligada, casó con su primo Francisco de Asís de quien dijo, a una amiga: “¿ Qué voy a decir  de un hombre que, en la noche de bodas, llevaba en su camisa más bordados que yo en mi camisón?”.

Parece ser que Francisco no pudo consumar el matrimonio, tanto es así que se cuenta que Isabel, en cierta ocasión, le dijo a su hijo: “Alfonsito, la única sangre Borbón que corre por tus venas es la mía”.
A Francisco, el pueblo le llamaba Paco “Natillas” y, a su costa, se hicieron coplas que corrían por Madrid, de boca en boca, como: “Paco “Natillas” es de pasta flora y se mea en cuclillas como una señora” o “Isabelona, frescachona y doña Paquita tan mariquita” o “Gran problema es en la Corte averiguar si el consorte cuando acude al excusado mea de pie o mea sentado”.

La conclusión de que el Rey meaba sentado se fundamentaba en datos reales ya que Francisco tenía malformación de uretra, es decir, no tenía el orificio de salida en el glande sino en el tronco de la verga y parece ser que, por esto, tenía tantos amantes masculinos como Isabel .

Cuando en mil ochocientos sesenta O’Donell fue a despedirse de la Reina, antes de ir a la guerra, ella le dijo, cariñosamente: “Si yo fuera hombre, me iría contigo” y Francisco añadió: ”Lo mismo digo O’ Donell. Lo mismo digo”.

Alguien escribió en la biografía de la Reina “Por haber estado exclusivamente en manos de los camaristas, Isabel ignoraba las reglas del buen comer. Su comportamiento en la mesa era deplorable y todas esas características, de algún modo, la acompañaron durante su vida”.

Isabel era muy aficionada a los callos y Muro en EL PRACTICON  dice que este guiso era habitual en Palacio.

La receta dice así. “Después de muy limpios se pondrán a cocer en una olla con agua y sal, un pedazo de tocino y una cabeza de ajo, asada  -o dos, dependiendo de la cantidad-  aunque también se le puede echar jamón, chorizo, longaniza, morcilla y otras cosas de esta clase. Cuando esté todo cocido, se saca el tocino, se machaca y se deslíe con pimentón, azafrán, perejil, ajo y pan mojado y en pequeña cantidad, clavo, cilantro, alcaravea, cominos y, a quien le guste, canela, piñones o avellanas, siendo necesario que sepa a todo y no sobresalga ningún sabor y de este modo , se hará cocer un poco y se servirá”.

Ángel Muro terminaba así: “He reproducido esta fórmula para que el lector vea lo fácil que es escribir una receta desatinada y lo difícil que es ponerla en práctica”.

Comentarios  

0 #1 Recetas sazonadasRecunco 01-07-2014 14:27
Debe reconocerse que estos artículos de recetas están sazonados con arte. Decía Baltasar Gracián que "Lo bueno, si breve, dos veces bueno" y, desde luego, el dicho se cumple a la perfección en estos casos: cuentan de forma agradable y amena unas anécdotas y las acompañan con recetas sencillas y sin aspavientos, de platos populares ( no confundir con ppoppulares) y contundentes. Ah, el autor se olvida de citar entre los muchos amantes de Isabel II a uno de los principales, el poderoso General Narváez, llamado "El espadón de Loja" en unos tiempos en que la espada ya solo se utilizaba como adorno y en el que lo de "espadón" se debía, al parecer, a otro tipo de apéndice.
0 #2 ¡Ay, los callos a la madrileña!J.J. 04-07-2014 22:28
No tenía mal gusto gastronómico la Reina Isabel. Debo reconocer que unos callos muy limpios y bien condimentados son un manjar. Se pueden degustar en Bembibre, por ejemplo, en la mayoría de los establecimiento s y cuando tengo oportunidad soy un buen cliente.
warhol_360
felix 359 1
Caperucita Roja

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos