Una vez finalizada la tercera edición de estas singulares y vistosas jornadas, en las que a lo largo de dos días se recrean los enfrentamientos entre las tropas francesas del mariscal Michel Ney y los habitantes de San Pedro que, ayudados por las tropas españolas e inglesas, consiguen finalmente expulsar a los invasores, podemos decir que la fiesta se consolida.

La fiel reproducción de los uniformes, armas y utensilios de la época, unido a la espectacularidad de una recreación bélica teatralizada, en la que se consumen numerosos cartuchos de pólvora entre las distintas armas de fusilería, pistolones, e incluso un cañón napoleónico, además de la plasticidad de los soldados de caballería al galope, pueden convertir estas jornadas en un impotante referente turístico y cultural para la comarca del Bierzo.












Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador