La embutidora de madera es una de las piezas emblemáticas del museoHoy hace 25 años de aquel viernes 26 de junio de 1987, víspera de la Salida del Santo, en que se inauguró el Museo Municipal Bierzo Alto de Bembibre. Era alcalde Antonio Rey.

Hoy hace 25 años que se hizo realidad un sueño maravilloso que había tenido Ángeles Alonso: fundar un “Museo de trajes regionales y de las cosas nuestras”, donde exponer los objetos representativos de los usos y costumbres de la zona.

Hoy hace 25 años que las 500 piezas iniciales, que le habían entregado altruistamente, y para dicho fin, los vecinos de Bembibre y pueblos del entorno, fueron expuestas en el naciente museo. En el futuro esta cifra se multiplicaría varias veces.

Hoy hace 25 años que los viejos aperos de labranza y las herrumbrosas herramientas arrinconadas en muchas bodegas fueron recuperados para cumplir una función didáctica y estética.

Hoy hace 25 años que la colección de 28 puntas de lanza de la Edad de Bronce, halladas en un solar de la calle Blanca de Balboa, se convirtieron en una de las piezas emblemáticas del nuevo museo.

Hoy hace 25 años que los 125 metros cuadrados que tiene el ático del edificio donde se había instalado la exposición comenzaron a quedarse pequeños ante el creciente número de donaciones.

Hoy hace 25 años que se demostró que con 186.000 pesetas, obtenidas de donativos de los vecinos y amigos, se podía poner a funcionar un museo.

Hoy hace 25 años que los habitantes de Bembibre apostaron por la recuperación y puesta en valor de su patrimonio etnográfico, para que las futuras generaciones conociesen y valorasen su historia y su cultura.

Hoy hace 25 años que los donantes del museo escribieron una hermosa y ejemplar lección de altruismo y generosidad.

Hoy hace 25 años que se demostró que con entusiasmo, tenacidad y entrega, lo pequeño se hace grande, y lo humilde, noble.

Hoy hace 25 años que Bernardo Alonso Villarejo dijo: “El proyecto del museo no era una locura como yo pensaba. Es ya una realidad”.

Hoy hace 25 años que el grupo de personas que trabajaron desinteresadamente en la limpieza de las piezas y en el montaje del museo se sintieron reconfortadas y felices viendo que su labor había servido para algo.

Hoy hace 25 años que el árbol plantado por Ángeles Alonso continúa dando sabroso y nutricio fruto.

Hoy hace 25 años que “El Santín” hizo un milagro en Bembibre.

Laus Deo.

Un colaborador

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360