Virginia Calvo decretó este jueves la apertura oficial de las Fiestas del Cristo de Bembibre. Fue, como viene siendo habitual, con el pregón que ofició ante los bembibrenses que se dieron cita en la plaza Mayor tras el desfile de pendones, con un discurso que centró en el paso del tiempo y en el recuerdo de los momentos del ayer, máxime cuando esos recuerdos llegan gracias a las fiestas.

“Me traslado  con añoranza a otros tiempos, el recuerdo de los cabezudos que nos hacían correr como nunca corríamos, los coches de choque y su música, la góndola, que no sé cómo no nos matamos alguno de nosotros en su vaivén, los cars que veía desde la ventana de mi casa, las verbenas, de nuevo tantos y tantos bonitos momentos… y cómo no, la magia que volveremos a vivir en un rato, todos juntos subiendo al santo a disfrutar de los fuegos y la hoguera.  Y la sensación recuperada de sentirte mayor cuando te dejaban subir a verlos por primera vez, solo con tus amigos”.

La pregonera recordó así aquellos momentos de fiesta del pasado, pero también recuerdo en general del Bembibre del ayer que no deja “instantes vacíos”, porque “aquí todos los momentos se llenaron de infinidad de vivencias, afectos, olores, sensaciones, sabores, rostros, experiencias, paisajes, sonidos”. “Juntos nos queríamos comer el mundo, nos creímos eternos, infinitos, juntos forjamos nuestros sueños recorriendo estas calles, nuestro colegio, el instituto, los bares, el parque, bailando en la disco,... algunos de aquellos sueños, nuestros sueños se habrán cumplido, otros no, pero hay algo que permanece y nos une a todos en un hilo conductor, además de tantos recuerdos tejidos entre todos nosotros, y es la amistad, nuestra amistad”.

Esa amistad todavía perdura en Bembibre a pesar del paso del tiempo, en la localidad natal de Virginia Calvo que tuvo que abandonar por motivos de trabajo como otras tantas personas. “Yo, siempre que vuelvo siento un vértigo y una emoción que me recorre el cuerpo entero cuando sobrepasamos Manzanal y veo aproximarse El Bierzo”. “Nunca me olvido de que esta es mi casa, el lugar en el que se escriben muchas páginas importantes de la historia de mi vida”.

Una población que hoy lucha por su futuro, y así lo recordó la pregonera, Virginia Calvo, con palabras de apoyo “para afrontar el futuro, que esperemos que en Bembibre se siga escribiendo con carbón”.

“Siempre he pensado que un pueblo se siente grande cuando sus sueños e ilusiones se hacen realidad, y no importa si nuestros sueños son grandes o pequeños, sean como fueren, lo importante es que nunca dejemos de hacerlo, y por eso deseo también que nadie nos recorte las alas que nos permiten eso, soñar, ni nos falte la fuerza y el ánimo para luchar por aquello en lo que creemos”.

También tuvo palabras para agradecer que el papel de pregonera lo desempeñe una persona oriunda de Bembibre, “el lugar donde hundo mis raíces, sin ningún género de dudas”. “Que un pueblo reconozca el mérito de los suyos es algo que debe llenarnos de orgullo”.

Comentarios  

0 #1 Badger 14-09-2012 04:13
la gondola.....wow !!
0 #2 Biennnnnnnnnn 14-09-2012 06:39
Muy bien las palabras de Virginia.Es un honor que personas que hoy en día residen fuera recuerden a Bembibre con tanto cariño.Por el contrario ya van apareciendo los amargados de esperar para arrojar el veneno que no les cabe en el cuerpo.
0 #3 Con ánimo constructivo... 14-09-2012 13:10
Por favor revisen los altavoces, algunos no escuchamos más que alguna frase suelta.
0 #4 Manuel Cuenya 14-09-2012 20:32
Una vez más, el civismo brilla por su ausencia, porque mientras la pregonera recitaba su discurso, el personal, un buen puñado de personas, estaba hablando y a otra cosa, mariposa. Qué pena.
Enhorabuena a Virginia Calvo.
0 #5 X 14-09-2012 21:37
Es que no se oia. No es civismo es que si no se oye es logico que la gente deje de escuchar.
0 #6 Y 17-09-2012 00:16
NO, NO ES QUE NO FUNCIONASEN LOS ALTAVOCES ES QUE HUBO DEMASIADO VOCERAS ENTRE EL PÚBLICO Y ASÍ NO HAY ALTAVOZ QUE SUPERE EL GUIRIGAY.
Muy bien por Vrginia, un placer verte de nuevo en estas tierras.
0 #7 bueno 17-09-2012 03:28
Yo no voy a decir nada de los voceras, que en todas partes hay, pero estuve allí y el sonido era de pena. Y es verdad que la gente si no oye bien deja de escuchar. No se si eran los altavoces, el micro o lo que fuera, pero la megafonía no era buena.
Por lo demás he podido leer aquí más o menos lo que era el pregón y felicito a Virginia. También tengo que decir que he ido a ver su exposición y me gustó.
0 #8 ssss 17-09-2012 13:37
Es cierto que el sonido deficiente, unos minutos dejó de oírse, le doy la razón a Manuel Cuenya, aún cuando se oía la gente no callaba además lo hacían muy alto, yo quería escuchar y apenas me fue posible. Al que no le interese mejor que no asista. Había mucha gente pero sólo les interesaba cuándo el bollo preñao.

El pregón me gustó además Virginia es una niña muy entrañable y cariñosa. Buena elección.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador