El pueblo de Viñales celebró este sábado una de sus fiestas más populares, Los Mayos. Una tradición que la localidad no sólo ha mantenido sino también potenciado los últimos años con el claro objetivo de que no caiga en el olvido la fiesta del mes de mayo.

Generalmente, se trata de una fiesta del pueblo para el pueblo y allegados. Pero cada año se va extendiendo hacia más personas que llegan atraídas por vecinos. Este año, el tiempo acompañó de principio a fin, con un día primaveral muy apacible que animó a numerosas personas a disfrutar de esta fiesta, que al término estuvo acompañado por un dúo musical del grupo Ipanema.

El ambiente no es como hubiera sido muchos años atrás, cuando las tradiciones se mantenían lo más fieles posible a sus orígenes. Con la llegada la fiesta de La Cruz de Mayo, antaño los hombres rondaban a las mozas casaderas entre canciones populares. En cualquier caso, la Junta Vecinal y un grupo de mujeres organizadoras han apostado por mantener vivas estas tradiciones del pueblo que sirven para involucrar a la población con su historia. Aunque sea con una fiesta como pretexto.

Los vecinos salieron en masa para disfrutar de la fiesta con una chorizada popular a lo grande, ambientada con música en el exterior de la Casa del Pueblo. Posteriormente, aguardaron la quema de Los Mayos en la hoguera, llenos de petardos en su interior, donde se desintegran cada año entre las llamas haciendo un cálido momento en la noche frente al fuego.

warhol_360