La sección Carboncillo y Pluma está dedicada en esta ocasión a Marujina Cobos, quien regentó durante muchos años la "Librería Cobos", en un emplazamiento muy próximo al que ahora ocupa en la Plaza Mayor. Marujina estuvo siempre ligada y comprometida con el mundo de la cultura, especialmente en la época de la dictadura franquista, cuando muchos libros y discos estaban prohibidos. Su librería fue un punto de reunión, un lugar donde algunos jóvenes con inquietudes acudían para soñar utopías o comentar las obras de esos autores proscritos por la censura.

Entre sus muchas anécdotas, Marujina Cobos cuenta como al presentar la selección de libros que le habían encargado para la biblioteca del instituto Señor de Bembibre, fue retirado de ella un ejemplar de Campos de Castilla de Antonio Machado, por estar en la lista de los autores prohibidos. Algo que hoy en día parece inconcebible. O que en una ocasión, cuando regresaba junto a su padre de Madrid con el maletero del coche cargado de libros y discos, no todos ellos permitidos por las autoridades de la época, les dio el alto la Guardia Civil pero, por suerte, no les pidió que abrieran el maletero. Y es que a la librería de Marujina Cobos llegaban todo tipo de libros, muchas veces camuflados en albaranes que simulaban otra mercancía, con los que los jóvenes bembibrenses intentaban asomarse a la luz en una España gris.

El compromiso de Marujina Cobos con la cultura fue tan grande, que arriesgó su medio de vida, la librería, burlando a los censores que pretendían mutilarla. Por eso la Librería Cobos también es un pedazo de la historia de Bembibre.

No podemos dejar de lado su pequeña incursión en la política, dentro de las listas del Partido Socialista en las primeras elecciones democráticas, ya que fue la primera mujer concejal del Ayuntamiento de Bembibre.

Luis Miguel Rodríguez Blanco y Nicanor García Ordiz, nos ofrecen en esta sección el retrato artístico y literario de esta librera, comprometida siempre con la cultura.

Pueden acceder a la sección “Carboncillo y Pluma” desde el banner situado en la parte central de la página principal, o desde este enlace

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Comentarios  

0 #16 recuerdos de infanciaIsabel 05-11-2013 18:40
Yo también recuerdo con mucho cariño a Maruijina, siempre amable y risueña, mujer luchadora y comprometida,
al leer este artículo me he acordado que también aprendí de música gracias a ella, Paco ibañez, Silvio Rodriguez, Jarcha.. años 70.
0 #17 Un ser especialMaría José 09-11-2013 22:45
Maru forma parte de mí. Aprendí mucho con ella y sigo aprendiendo...D e una calidad humana extraordinaria, una mente lúcida y abierta, anacrónica en su tiempo. Trabajadora, luchadora y amorosa hasta en los peores momentos. Generosa, optimista y con una fuerza de voluntad férrea.
Muchos, a los que abrió su casa y corazón, parecieron difuminarse en el tiempo ignorando a Marujina y otros muchos reconocen en Maru y valoran el ser magnífico que es. Por eso y más quiero mucho a Maru.
0 #18 María José 09-11-2013 22:55
Recuerdo su preciosa librería que mimaba con cariño y esmero. Yo, muy pequeña .Cada año, en navidad, vestía los escaparates de la pequeña librería de forma tan novedosa y original que detenía las miradas de los viandantes de Bembibre. Lo hacía con tal ilusión que contagiaba el buen ánimo y estar. Mi primer libro me lo regaló Maru que fue mi mejor maestra en el hábito lector. Siempre nos regalaba libros preciosos y sigue haciéndolo aunque la librería Cobos esté cerrada ya.
0 #19 un envidioso 10-11-2013 01:08
Me da envidia los que habéis podido compartir todas esas cosas con Marujina. Yo también la recuerdo, como no la voy a recordar. Allí compré mis primeros libros (juveniles), también miraba sus escaparates por navidad, esperando algún regalo de los reyes magos.
Lo que yo no sabía y envidio es todo eso que habéis compartido con ella, esas charlas, esos comentarios sobre literatura o cultura. Tal como yo la recuerdo no me sorprende nada. Que pena que no haya podido yo participar también de ello. Que pena que no haya ahora un lugar como ese donde hablar de libros y de muchas otras cosas, sin el corset cultureta.
Solo una preciación al último comentario. La librería Cobos por suerte sigue abierta, aunque ya no la lleve Marujina ni esté en el mismo sitio. Y que siga ahí muchos años.
Enhorabuena Marujina por este artículo y ese retrato comentado tan bonito.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador