El compositor almeriense Juan Cruz-Guevara se hizo con el premio de la XXXIV edición del Concurso de Composición que lleva el nombre del conocido músico villafranquino Cristóbal Hallfter. Juan Cruz-Guevara recibe por segunda vez este galardón, ya que en la XXXI edición del concurso, en 2010, obtuvo el primer premio con la obra Neshamàh.

De la obra ganadora este año, LABERINTO SONORO, nos cuenta el propio autor:

Obra escrita bajo el prisma de la transformación, a modo de transformaciones genéticas, donde la pequeña transformación es constante, llegando a un mundo sonoro que nada tiene que ver con en el principio se presenta. El intérprete, es también, ya que su interpretación en las cadenzas es de vital importancia para dinamizar los elementos. El Órgano, es utilizado como un instrumento puramente orquestal, donde desde el solo se llega no solo al gran tutti sino sacando toda la fuerza sonora del órgano. Para nunca llegar a salir del laberinto



{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador