La exposición temporal de ediciones de la novela El señor de Bembibre, abierta en la Casa de las Culturas de Bembibre, entra en la recta final hasta que sea clausurada este fin de semana, de acuerdo con el calendario previsto por el Instituto de Estudios Bercianos, entidad organizadora de la misma, y el propio Ayuntamiento de Bembibre.

La muestra, que fue inaugurada el pasado 3 de julio, recoge un centenar de ejemplares (ediciones, reediciones y adaptaciones) de la obra más universal de Enrique Gil y Carrasco, así como una treintena de láminas ilustrativas y tres cuadros que representan al autor (1908, 1924 y 1934). Libros que van desde la edición príncipe de 1844 hasta las tres que han visto la luz en el año actual: la editada por Valentín Carrera con láminas de Juan Carlos Mestre; la adaptación del profesor José Enrique Martínez reimpresa por el IES Europa de Ponferrada para trabajar con los alumnos; o la reproducción facsimilar de la primera adaptación escolar realizada por P. R. y M. en 1925, y que fue presentada con ocasión de la inauguración de la exposición que ahora termina. En este caso se trata de una edición materializada gracias al patrocinio de la Universidad de León, el Instituto de Estudios Bercianos y los ayuntamientos de Ponferrada, Bembibre y Villafranca del Bierzo, con la dirección editorial del profesor bembibrense José Manuel Martínez, y en la que también se incluye un artículo de introducción del científico Ángel Alonso.

Otros ejemplares curiosos que pueden contemplarse son la edición de las Obras en prosa de 1883, las publicadas en León (1894 y 1898), Astorga (1899), Ponferrada (1928), las Obras completas (1954), dos ediciones manuscritas en Bembibre (1923 y 2005); así como las que vieron la luz en Buenos Aires (1910 y 1942), México (1984), o la traducida al alemán en 1991. También la tesis doctoral del hispanista francés Jean-Louis Picoche sobre Enrique Gil, una obra magna de más de 1500 páginas; o las trece reediciones de la novela publicadas por Cátedra con introducción y anotaciones del profesor Enrique Rubio.

Durante el tiempo que permaneció en Bembibre, la muestra ha sido visitada, entre otros, por el grupo de jóvenes del Campus de baloncesto Chiquibasquet, así como por los ponentes y asistentes al Congreso Internacional Enrique Gil y Carrasco y el Romanticismo.

Ni que decir tiene que se trata de una exposición de gran simbolismo para el Bierzo, y en especial para los bembibrenses, pues gracias a dicha novela, de cuyo autor, Enrique Gil, se cumplió el pasado día 15 el Bicentenario de su nacimiento, sus habitantes gozan del privilegio de vivir o haber nacido en una villa cuyo nombre aparece unido al título de una obra literaria importante; algo que nos recuerda a Don Quijote de la Mancha, El caballero de Olmedo o El alcalde de Zalamea. En todo caso, El señor de Bembibre está considerada por los expertos como la mejor novela histórica del romanticismo español. De ahí que su lectura sea el mejor homenaje que podemos hacerle a Enrique Gil en su II Centenario y siempre.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador