Ángel Petisme en el Alantre - Foto: Bego Rodríguez
Ángel Petisme en el Alantre

Ángel Petisme es un artista muy comprometido socialmente. Compositor, cantante y poeta, con una larga producción literaria y musical que incluye más de una veintena de libros y 16 discos, además de diversas colaboraciones y alguna grabación anterior a su época en solitario. En septiembre de 2015 publicó BarrioAndante, un libro disco compartido con Luis Farnox (El Mecánico del Swing), en el que la música y la poesía van juntas de la mano. Y hace muy pocos días vio la luz su último trabajo, Mapa de besos, junto al dibujante Josema Carrasco, en el que la poesía y el comic “se hermanan de forma natural”.

Petisme, que ya ha visitado el Bierzo en dos ocasiones durante el último año, llegará a Bembibre este viernes 13 de mayo para participar en las Tardes Literarias, donde además de hablar de literatura, interpretará también alguna de sus canciones. (Casa de las Culturas a las 19,00 horas)

Como aperitivo les ofrecemos una entrevista realizada por John Elliott para Bembibre Digital:

JE - No es extraño que la presentación de un nuevo disco venga acompañada también por un nuevo libro de poesía, o al revés. La alternancia de la composición poética y musical “es una constante en su vida”, pero ¿qué fue primero, el músico o el poeta?

Petisme - Creo que primero fue el silencio porque nací muerto y amoratado y después una paliza de la comadrona que me despertaron a la vida. Yo diría que primero fue el poeta porque ya a los once años andaba escribiendo romances, endechas, sonetos a todo lo que se pusiese a tiro. Y poco después a los trece años en el internado cayó una guitarra en mis manos y con otro compi fui aprendiendo a tocar y entonces el cura de turno dijo: Hala maños, que me tenéis que acompañar en misa. Tomad el cantoral.

JE - Su amigo Luis Antonio de Villena, que ya lo incluyó en la antología Postnovísimos de 1986, dice que tiene una gran “facilidad de verso y lengua”, pero le sugiere que sea “vigilante” con ella. ¿Para alguien con una producción tan extensa, al que los versos le salen de forma natural, resulta difícil no recorrer siempre el mismo camino, o al menos hacerlo de forma diferente?

Petisme - Al contrario, estoy muy alerta con mi obra, con lo que escribo y compongo porque si no me renuevo y actualizo me aburro como una bombilla de 125. Intento siempre que cada proyecto tenga un aroma diferente desde antes de ponerme a escribir. Si algo no se les puede reprochar a mis canciones y poemas es la variedad y el contraste. Incluso a veces me permito renunciar al estilo como corsé y juego mucho con varios registros. Otra cosa es que sea muy fértil y procaz y no todo lo que haga sea el santo grial de la palabra. Pero ¿qué quiere? Si no estuviese pariendo sería delincuente, atracando bancos, violando abuelitas o prevaricando.

JE - Con “El lujo de la tristeza” celebró 30 años de poesía. ¿Hoy en día la tristeza también es un lujo?

Petisme - Hoy en día nos quieren solos, aterrorizados y tristes, en una mano los antidepresivos y en la otra el contrato basura. Es decir, las cadenas. Vivir y respirar ya es un lujo. La tristeza es noble, hermosa y natural cuando toca pasar un duelo pero una gran patología del siglo XXI y una debilidad de un ratito para aquellos que quieren cambiar la mezquindad y miseria moral que nos rodea.

JE - ¿Y publicar tanto como ha publicado y sigue publicando durante ya más de 30 años? Eso si que parece un lujo

Petisme - Es un lujo que haya editores valientes que creen y apuestan por la cultura y la educación en libertad sin mirar la liquidación de ventas de los autores, sino dando valor y precio a la verdadera calidad. Me siento afortunado porque siempre pasa un editor a mi lado cuando tengo algo publicable.

JE - Un remedio contra la tristeza es la esperanza. Dice en uno de sus poemas: “busca papel y lápiz e inventa la esperanza¿Es tan fácil?

Petisme - No, por supuesto. Lo fácil es la tormenta y la oscuridad en todas partes. Encontrar personas que contagian luz y horizontes, magos que te ilusionen y se sacan de una chistera de palabras el sol, ese es el oficio de la belleza. Y es importante que se les vea el truco. La esperanza es el sueño de los hombres despiertos, decía Aristóteles. El arte es una prótesis, un báculo y si no nos mejora y nos invita a la pasión entonces apaga y vámonos. Quedémonos en el dolor mientras la vida se nos va. En la naturaleza del corazón humano la esperanza y la ilusión son el fin y no el medio, intrínsecas, aunque se vean frustradas a diario.

JE - En BarrioAndante canta junto a Farnox un poema de Gil de Biedma, “Apología y petición”, escrito en 1962, donde se habla de España y los malos gobiernos… “Y a menudo he pensado en otra historia / distinta y menos simple, en otra España / en donde sí que importa un mal gobierno¿Tan poco ha cambiado España y sus gobiernos, o sus gobernantes, para que este poema siga estando de actualidad después de tantos años?

Petisme - Ah, ésta no me la sé. O me viene grande y daría para una saga de mil páginas. Me temo que los demonios de España no han sido expulsados todavía y nadie desea que los exorcistas entren a la habitación del poseído. Sólo voy a citar uno que me parece el más grave, por encima de sus clases dirigentes, élites de poder y demás: la indolencia. Este es el país del Lazarillo de Tormes y el Buscón, el paraíso de los flojos, perezosos y haraganes. El país que desprecia a sus creadores porque no los comprende ni se molesta en hacerlo. Comida rápida para los monstruos del sueño de la razón.

JE - El cine parece ser una constante en su obra. A Buñuel le dedicó todo un disco libro, del que me gustaría destacar la pequeña biografía a ritmo de tango “Érase una vez I”. En “El ministerio de la felicidad” hay una canción dedicada a la musa de la Nouvelle Vague, Jean Seberg. En BarrioAndante recupera “Los olvidados¿Hasta qué punto ha influido el cine en su desarrollo personal y artístico?

Petisme - El cine son mis sueños de niño. Es lo más parecido a soñar, se apagan las luces y a gran tamaño –si no, no es cine- vives otras vidas como en los libros y la aventura siempre continúa. No tuve una infancia con libros ni mucho cine. Mi padre me decía cuando me mandaba a la cama: Hala, al cine de las sábanas blancas. Así que de adolescente me hice una ratilla de biblioteca y un frecuentador de cineclubs. Y lo sigo siendo, creo que practico mucho más el cine que el sexo a la semana, jajaja.

JE - Entre usted y Paco Rabal consiguieron llenar el "Tranvía verde”, que vuelve a circular por BarrioAndante. ¿A quién o quiénes no dejaría subir nunca a ese tranvía?

Petisme - No, en el Tranvía verde caben todos incluso Donald Trump, los vampiros del FMI, los herbicidas de Monsanto, los que cierran las fronteras y apalean a los refugiados de la guerra, los médicos de las farmacéuticas, etc,etc. Creo en la reinserción y salvación de los malos porque yo también lo he sido y he pecado mucho, padre. El entorno puede regenerarnos aunque el restante cincuenta por ciento genético sea como el mito de Sísifo para algunos. La culpa de que los malos sean tan malos solo es de sus padres, por eso les llamamos hijosdeputa.

JE - ¿Son malos tiempos para la lírica, como cantaba el inolvidable Germán Coppini?

Petisme - Son excelentes. La lírica es el refugio, la trinchera y el bálsamo para unos tiempos perversos, increíbles, indescriptibles a veces, y un final de era como el que estamos viviendo.

JE - ¿Qué tipo de música escucha? ¿Cuáles son sus influencias musicales?

Petisme - Como de todo. Escucho de todo y todo lo digiero bien, me influye y me nutre. Desde la canción italiana (Vinicio Capossela, Paolo Conte) o francesa (Gainsbourg, Brel), los clásicos del rock (Bowie, Lou Reed, Prince, Dylan), grupos nuevos o músicas del mundo, en especial del árabe. Últimamente me he pegado medio año conectado a emisoras de música africana mientras escribía El faro de Dakar, un libro nuevo de poemas sobre viajes a África, que es un continente que me apasiona y ha marcado mucho.

JE- ¿Y literarias?

Petisme - Igual. Puedo leer bestiarios medievales, relatos góticos, poesía romántica o de los últimos beatniks americanos. Novelas ya leo pocas aunque durante la carrera devoré clásicos como Flaubert, Dickens, Pavese, Tolstoi, Dostoyevski, etc. Ahora me centro más en ensayos de pensamiento, científico, biografías…

JE - Para terminar, ¿Qué libro y qué disco nos recomienda?

Petisme - Cualquiera del poeta mexicano Jaime Sabines y en especial Los amorosos (cartas a Chepita). Y disco: Blackstar, el adiós elegante al mundo de Bowie.

A mi también me gustaría hacer una pequeña recomendación para los lectores de Bembibre Digital: BarrioAndante. Un libro y a la vez un disco con una edición muy cuidada, en el que a través de 18 canciones, 34 poemas, y 130 páginas con fotografías e ilustraciones de Enrique Flores; Petisme y Farnox se desnudan emocionalmente para ofrecernos su mejor versión, juntos o por separado.

John Elliott

Fotografías: Bego Rodríguez

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador