Sale a la luz un nuevo número de la revista la Curuja, el número 15 de la segunda época. Una revista editada por el Colectivo Cultural La Iguiada de Noceda del Bierzo, bajo la coordinación de Manuel Cuenya, que en esta ocasión firma tres artículos: El brote anual de la literatura en Noceda, dedicado al hasta ahora último encuentro literario en esta localidad berciana, Eladia Marqués, ponchera oficial de Noceda, en homenaje a una mujer que se ocupa de elaborar el ponche en días de fiesta, y Siempre conmigo, sobre la muerte y en concreto el reciente fallecimiento del padre del coordinador de La Curuja.

Asimismo, este número está introducido por un poema de la poeta y catedrática de la Universidad de León, de origen cabreirés, María Angustias Díaz Gómez. También colaboran el joven bembibrense Daniel Guerra con un artículo acerca de la novela costumbrista El Tío Perruca (que el Ayuntamiento de Igüeña tiene previsto reeditar), Denise Silva y Diego Bello con un texto dedicado a Pedro Budiel, el tamboritero de San Justo de Cabanillas; el periodista y escritor Toño Criado con una semblanza de su Lobos por el Bierzo (en la que Noceda figura como escenario principal); un reportaje sobre el libro de Tomás Marqués, Las reflexiones de Tomi, realizado por Elisabet Alba, o Mis recuerdos del Callejón, escrito por Nina Arias Nogaledo. Cierra este número el poeta leonés Felipe J. Piñeiro con un poema suyo perteneciente a Crisálida de luna.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador