Fue un duelo con el tono habitual de estas alturas de temporada, es decir, muy trabado, con muchas imprecisiones. Los intentos por dar ritmo y velocidad muchas veces desembocaron en pérdidas que cortaron toda la vistosidad que el cuadro bembibrense, por ejemplo, había ofrecido en su primer partido de esta fase de preparación, ante CREF ¡Hola! Además, los continuos cambios, que sirven a los entrenadores para probar variantes, contribuyeron a ese ritmo desconcertante y atropellado y acabaron por hacer que el encuentro fuera un carrusel de emociones y alternativas por sus altibajos e irregularidad.

Eso puede ser lo negativo, pero por el lado positivo se volvió a ver un equipo peleón y competitivo al máximo, un grupo en construcción, sí, pero cuyos cimientos son ilusionantes por exponer un estilo distinto y posiblemente más atractivo. Más presión y más velocidad son dos de los elementos que, sin duda, hacen que este Embutidos Pajariel Bembibre vuelva a tener ese gancho que tuvo no hace tanto tiempo y que pareció perder en algún momento de la pasada campaña.

Ésos fueron los ingredientes de un encuentro en el que los errores en el lanzamiento fueron una constante en los primeros minutos. La primera canasta rojilla, de hecho, llegó a los tres minutos por mediación de Svitlica. No lo había aprovechado, no obstante, el conjunto zamorano, que sólo había hecho cuatro tantos. El atasco era monumental y Fran García decidía pedir un tiempo muerto superado el ecuador del primer acto, después de un triple de Breedlove (2-9). Entonces, la reacción llegó tras una bandeja de Edwards y la posterior aportación de Svitlica, que hicieron que a la conclusión de los diez primeros minutos la desventaja no fueramuy amplia (12-15).

Un triple de Stanacev al comienzo del segundo parcial devolvió el equilibrio al marcador, y la reacción de Lucas Fernández fue pedir un tiempo muerto. Parecía más ‘enchufado’ el cuadro rojillo, que logró ponerse en ventaja tras una canasta de Svitlica. El nivel defensivo de las de Fran García pareció mejorar y a las zamoranas les empezó a costar anotar. Sin embargo, Breedlove cogió el timón de su equipo para ponerlo de nuevo en ventaja (19-23) mediado el segundo acto. Ampliaron su ventaja las zamoranas, pero dos tiros libres de Banks y una canasta de Edwards en los últimos segundos pusieron el 26-28 en el electrónico antes de ir al vestuario.

LOS MEJORES MINUTOS, TRAS EL DESCANSO

Los primeros puntos tras la reanudación tuvieron la misma protagonista, Edwards, que hizo un pleno desde el 4,60 para devolver la igualdad al luminoso. Otro enceste de la neoyorquina puso a las suyas de nuevo con ventaja, lo que supuso el inicio de los mejores minutos de las rojillas después de cerrar un parcial de 8-0. Posteriormente, un triple de Vega Gimeno puso el 37-32 y confirmó las buenas sensaciones. Fueron corroboradas tras un enceste de Monty y otro de Stanacev, que sumaron 8 y 13 tantos respectivamente, y pusieron la máxima diferencia hasta el momento (41-32). Parecía que empezaba a tener el control del choque el conjunto berciano, pero dos 2+1 consecutivos de Ramona apretaron el resultado de nuevo. Aguantó el cuadro berciano arriba antes del último cuarto (47-42) después de que Itziar Germán anotara sobre la bocina tras un gran robo.

Sufrió un nuevo atasco el cuadro berciano en los primeros minutos del último periodo, circunstancia aprovechada por las zamoranas para volver a comprimir el resultado (47-46). La primera acción positiva fue un 2+1 para Gimeno que sirvió para contener, al menos momentáneamente, la reacción de las de Lucas Fernández. Llegaron a igualar, pero acertó Stanacev desde el 6,75 para reponer la mínima renta bembibrense, confirmada tras una canasta en suspensión de Banks. Entró el duelo en el tramo decisivo y un triple de Breedlove, que acabó con 20 puntos, puso el resultado en un pañuelo. Cuando todo estaba apretado, Monty y Edwards sumaron sendas canastas para poner una distancia que sería insalvable cuando Gimeno anotó un tiro libre y el rebote fue para las bercianas. La jugada culminó con un triple de la propia Gimeno, que acabó con 13 puntos y puso el definitivo 63-54.

FICHA TÉCNICA:

EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE, 63 (12+14+21+16): Dragana Svitlica (9), Aleksandra Stanacev (13), Brianna Banks (4), Vega Gimeno (13), Ariel Edwards (12) –cinco inicial-; Monty (8), Itziar Germán (2) y Orla O’Reilly (2).

QUESOS EL PASTOR, 54 (15+13+14+12): Starr Breedlove (20), Isabela Ramona (16), Amaya Gastaminza (11), Felicité Mendes (-), Shereesha Richards (5) –cinco inicial-; Marina Delgado (2), Agata Dobrowolska (-) y María Montalvo (-).

Árbitros: González Cuervo y González Escobar.

Departamento de Comunicación del Club Baloncesto Bembibre P. D. M.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador