Sin duda, el partido del pasado 18 de septiembre ante Perfumerías Avenida, en el que Embutidos Pajariel Bembibre se proclamó campeón regional, ha sido uno de los momentos cumbre de la entidad y de la carrera de Monty, que este año cumple su décima temporada en las filas del club del Bierzo Alto. Muchos partidos de Liga Femenina y Liga Femenina 2 -225 para ser exactos- han pasado desde que dejara el Canoe y aquel 19 de enero de 2008 la canaria se enfundara la elástica rojilla por primera vez. Fue ante Estudiantes, en un duelo de Liga Femenina 2 resuelto a favor del conjunto berciano por 85-76. No tuvo una gran participación, pero fue el inicio de una carrera que ha llevado a la pívot isleña a ser una de las mejores interiores de nuestro país.

MVP en distintas jornadas de las temporadas 2013-2014 y 2014-2015, llegó a ser la nacional mejor valorada de la liga regular en la última de estas dos campañas y a estar incluida varias veces en los quintetos ideales en los últimos años. También ha sido galardonada en los Teledeportivos, los premios del deporte berciano. La canaria ha experimentado una progresión que le ha permitido, primero, participar en el Desafío LF-LF2, una concentración de jugadoras con opciones de estar en el combinado nacional. Posteriormente, ha sido internacional en la selección 3x3, con la que ganó en 2015 la medalla de bronce en los Juegos Europeos celebrados en la capital de Azerbaiyán, Bakú, y en 2016 participó en el Campeonato de Europa. También en 2016 tuvo su segunda experiencia en Ecuador, donde fue campeona antes de fichar en 2008 por el conjunto bembibrense.

“ESTO ES MÁS DE LO QUE SOÑÉ”

“Esto es más de lo que soñé”, explica Monty, que recuerda de estas diez campañas especialmente varios momentos: “Uno de ellos, indudablemente, el partido del ascenso a Liga Femenina ante Cáceres, y otro, la clasificación para el play-off en 2014. No me olvido, sin duda, del último partido en el que me vio jugar mi padre, en casa ante Pabellón Ourense. Ganamos. Es algo que queda en mi memoria y que sé que se llevó al cielo con orgullo”, rubrica.

De su etapa en Bembibre se guarda, además, muchas buenas compañeras, pero si tiene que hacer su quinteto, sería éste: “Como base, Anna Gómez, una parte de mi familia, una AMIGA con mayúsculas”, remarca. “Como exteriores, Rosó Buch, una jugona, y Eli Vivas, mi hermana deportiva. Mi quinteto lo completan el carácter de Irene Salgado y la constancia de Dita Liepkalne. No me olvido de otras jugadoras como Dani Peteva, Melissa Dennett o más recientes, incluso que están en la plantilla, como Ariel Edwards”, puntualiza.

“MI MAYOR ILUSIÓN, LA COPA DE LA REINA”

Es tal la integración de Monty en El Bierzo, que se siente, asegura, “como una berciana más. Estoy muy orgullosa de cumplir cien partidos en la Liga Femenina en mi club. La verdad es que no me lo esperaba cuando llegué”, apostilla la capitana, que recuerda cómo se produjo su incorporación: “Me dijeron que era un pueblo muy tranquilo, que era un club cumplidor. Tenía buenas referencias porque conocía a la entrenadora de entonces, Bea Pacheco, y todo lo que me decía era bueno. Como quería tranquilidad, acabé aquí”, explica.

Aunque nadie sabe lo que puede deparar el futuro, Monty no se imagina su vida lejos de Bembibre ni en otro equipo. Este año ambos cumplen su quinta campaña en la Liga Femenina, en la que esperan seguir firmando, como en las últimas temporadas, grandes e ilusionantes actuaciones. “Siempre soñé con llegar a estar en la élite; en Gran Canaria teníamos una gran cantera”, afirma Monty, que ha vivido en primera persona el crecimiento de la entidad del Bierzo Alto. Reconoce, no obstante, que aún tiene sueños pendientes de cara a los próximos años: “Me gustaría llevar a mi equipo a la Copa de Reina y ganarla”.

 
Departamento de Comunicación del Club Baloncesto Bembibre P. D. M.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador