El Atlético Bembibre consiguió un valioso empate en casa del filial numantino. Un campo siempre complicado, al que hay que añadir la dificultad del largo desplazamiento.

En un grupo tan igualado, con cuatro equipos destacados en los puestos de fase de ascenso y el resto peleando en un pañuelo por alejarse del descenso, desde el quinto hasta prácticamente el último clasificado, cada punto es oro. Y este, después de la inesperada derrota de la última jornada en tiempo de descuento, tiene un valor aún mayor de cara a la recuperación anímica del equipo.

El partido comenzó con mucha intensidad, con los dos equipos intentando hacerse con el control del centro del campo, sabedores de lo mucho que había en juego. Sin embargo ninguno logró imponerse al otro y cuando llegaban a ambas áreas lo hacían sin demasiado peligro.

Tan solo en los minutos previos al descanso tuvo el Bembibre opciones a desequilibrar el marcador. Un gol anulado a José Manuel y un disparo de Dani Martínez que se estrelló en el poste, pudieron haber cambiado el rumbo del partido.

La segunda parte fue más de lo mismo. Ministro movió el banquillo, y fue introduciendo a Rubén, Miguel Cabral y Jesús. Tres jugadores muy rápidos capaces de desequilibrar en los metros finales, pero las fuerzas estaban equilibradas y los noventa minutos finalizaron con un justo reparto de puntos.

Ahora toca pensar en el rival que visita La Devesa la próxima semana. Se trata de otro equipo soriano, el Uxama de Burgo de Osma, frente al que los bercianos deben de lograr una victoria que haga bueno el punto conseguido ante el Numancia B.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador