El Atlético Bembibre recibía al Tsacianiegu, en un derbi provincial jugado con mucha intensidad donde los árbitros acabaron convirtiéndose en protagonistas. Los rojiblancos querían darle la primera alegría a su público, ya que hasta el momento todas las victorias habían llegado a domicilio, pero no pudo ser. El esfuerzo de los bercianos se vino abajo por una más que discutible actuación arbitral en la recta final del partido.

 Comenzaron los de Laciana mandando en el juego y en el marcador. La excesiva precipitación de los bembibrenses, fruto de la ansiedad por restablecer cuanto antes la igualada, ocasionaba pérdidas de balón en ataque y como consecuencia de ello rápidos contragolpes del equipo visitante, que la buena actuación de Marcos consiguió contrarrestar evitando daños mayores.

Poco a poco el Atlético Bembibre pudo serenar su juego, y tras el empate conseguido por Aure desviando de tacón un disparo de Galle, los bercianos comenzaron a dominar hasta que Toñín, en un gesto de habilidad dentro del área, lograba darle la vuelta al marcador.

Tras el paso por vestuarios el Tsacianiegu salió con mucho brío en busca del empate, pero los de Felipe ejercían una presión asfixiante, cerrando todos los espacios en defensa sin renunciar nunca al ataque. Y cuando los lacianiegos encontraban algún resquicio entre la defensa, aparecía Marcos para taparlo.

Parecía que el partido estaba controlado, e incluso las mejores ocasiones eran para el Atlético Bembibre. Pero la decisión de uno de los árbitros, que enseño a Toñín la tarjeta roja directa por decirle algo, según el colegiado, que el propio jugador, sorprendido, negó desde el primer momento, cambió el rumbo del encuentro.

04

La expulsión significaba dos minutos en inferioridad, ante un equipo que sabe mover muy bien el balón y con buenos rematadores. Los lacianiegos no desperdiciaron la ocasión y anotaron el gol del empate.

En los minutos finales, con el Tsacianiegu dentro del bonus de las 5 faltas, volvió la polémica. Hasta en tres ocasiones decidieron los árbitros mirar hacia otro lado, en lugar de señalar la falta que habría supuesto el lanzamiento de doble penalti, ante las protestas de jugadores y público. Al final reparto de puntos y el Bembibre, a pesar de hacer un buen partido, sigue sin saber lo que es ganar en su cancha.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador