No pudo el Embutidos Pajariel Bembibre celebrar con una victoria en su pabellón su salvación. Cuarta derrota consecutiva de un equipo, el del Bierzo Alto, que apenas tuvo opciones debido al sensacional acierto exterior durante los primeros minutos del SPAR Citylift Girona, que aún no ha perdido en sus visitas al Bembibre Arena en Liga Femenina. 57-91 fue el resultado definitivo de un enfrentamiento que tuvo historia mientras las de Fran García pudieron responder al inspirado juego exterior del conjunto catalán.

8 de 11 en triples reflejó la estadística de las de Eric Surís al descanso, al que se llegó con el encuentro prácticamente sentenciado. La baja de la capitana del equipo rojillo, Monty, y los problemas físicos de Dragana Svitilica condenaron a una escuadra que se vio arrollada por la superioridad en el juego interior del cuadro gerundense. 22-49 fue la diferencia en el rebote en un partido dominado de principio a fin por las catalanas. Su estrella, Ify Ibekwe, que firmó un ‘doble-doble’ de 21 puntos y 16 rebotes, fue imparable para una escuadra que firmó sus mejores minutos tras el descanso.

La diferencia, sin embargo, era insalvable ante un conjunto catalán que demostró su calidad, la de un equipo que ha competido en Europa a buen nivel y que basó en su gran arranque el triunfo. Apenas concedió opciones a una escuadra berciana que tuvo en sus norteamericanas a sus máximas anotadoras. Brianna Banks, con 15 tantos, y Ariel Edwards, con 13, llevaron el peso anotador de un equipo que no pudo compensar sus problemas en el juego interior. Ahí hicieron mucho daño Haley Peters y Artemis Spanou, que aportaron 16 y 19 puntos respectivamente para ayudar a un equipo que no tuvo fisuras desde el comienzo.

Un partido sentenciado desde el descanso

Los primeros ataques bercianos, errados, dieron la primera ventaja a las catalanas, que anotaron dos triples con los que empezó el recital en el lanzamiento exterior. Respondieron las rojillas con dos canastas desde el 6,75 a cargo de Ariel Edwards y Vega Gimeno, que pusieron una igualdad en el marcador (6-6) que no se volvería a ver más. La sucesión de jugadas que valían tres puntos –triples o alguna acción de 2+1- catapultaron a un equipo que alcanzó una ventaja con dobles figuras al final del primer cuarto (18-28) al encontrar situaciones cómodas propiciadas por su dominio en la pintura.

Hubo un intento de reacción en los siguientes minutos gracias a dos canastas consecutivas de Katya Fedorenkova, pero las gerundenses respondieron con un parcial de 0-11 culminado con dos tiros libres de Rosó Buch, que hizo 13 puntos en su retorno a la que fue su casa durante tres temporadas. Esta racha pareció acabar con las ilusiones rojillas, mínimamente reactivadas con un 2+1 de Banks, que hizo 7 puntos en este segundo cuarto. Sin embargo, una antideportiva señalada a Itziar Germán volvió a complicar la situación, más si cabe cuando Ibekwe anotó dos triples, el último sobre la bocina, para poner el 32-55 con el que las jugadoras se fueron a los vestuarios y con los que dio réplica a otro enceste lejano de Aleksandra Stanacev y otra canasta de Banks.

Las bercianas sólo consiguen amainar el temporal

La reanudación no modificó el panorama de un partido visto para sentencia. Las visitantes, gracias a Ibekwe y Spanou, enlazaron 10 puntos sin respuesta bembibrense para acercar la renta catalana a la treintena, mientras que Bineta Ndoye, que tuvo bastantes minutos por los problemas físicos de Svitlica, vio reconocida su combatividad por el público y puso el 45-71 con el que se llegó a los últimos diez minutos de un choque con poco que rascar.

Los errores se siguieron sucediendo al inicio del último asalto, si bien las gerundenses, con todo hecho, tampoco pusieron mucho empeño. Más de medio cuarto estuvieron las de Fran García sin anotar una canasta en juego y sería Gimeno la encargada de romper una racha que sólo se había visto aliviada con un pleno desde el 4,60 de Banks. Rosó, que hizo 7 puntos en estos últimos minutos, llegó a situar la ventaja visitante cerca del +40, pero Edwards, con un triple, y Ndoye ayudaron para que no llegara a esa cifra. 54-91 reflejó el luminoso al final de un choque en el que la canterana Alba González vio reconocido su esfuerzo al recibir una sonora ovación cuando entró a la pista a falta de tres minutos para la finalización del duelo.

Fran García: “Hemos sido un juguete en manos del rival”

A la finalización del encuentro, el técnico del conjunto berciano, Fran García, compareció ante los medios disgustado por la irregular puesta en escena de su equipo. “Hemos sido un juguete en manos del rival durante cuarenta minutos”, resumió el gijonés, que consideró que “no hemos empezado bien y al descanso llevábamos 55 puntos en contra con 8 triples. Un poco ese acierto y que no hemos puesto lo necesario hacen que lleguemos al descanso sin opciones”, resumió el míster asturiano, que añadió que “hay que darlo todo en la cancha y no lo hemos hecho”.

Como resumen de la temporada, García dijo que “no tenemos ningún objetivo que alcanzar y llegamos cortos de gasolina, lo que nos perjudica ante rivales como éste, con jugadoras de nivel. Hay que ser profesional y dar la cara en todo momento”, remachó el preparador del cuadro berciano, que no quiso poner excusas a la derrota: “Jugaron las que estaban aptas, pero hay que ponerlo todo”.

Asimismo, indicó el entrenador asturiano que “podíamos haber ganado algún partido más y podíamos haber perdido algún otro partido, pero en una Liga tan igualada no hemos jugado con fluidez y hemos tenido un calendario complicado después de las tres victorias seguidas. La primera vuelta fue buena y estuvimos a punto de estar en la Copa de la Reina. Acusamos la baja de Ariel Edwards, como después la de Banks”, resumió.

Vega Gimeno: “Nuestros inicios son un desastre”

También habló en sala de prensa Vega Gimeno, que reconoció que “nuestros inicios de partido son siempre un desastre, un caos. Si metemos, bien, pero si no lo hacemos, sufrimos. Contra Girona, si no entras bien, te acribillan porque son jugadoras de gran nivel. El principio ha marcado porque hemos ido por detrás todo el partido. Lo intentamos, pero son superiores porque son jugadoras muy grandes. Lo hemos intentado, hemos luchado”, concretó.

A modo de resumen de la temporada, la valenciana dijo que “no me queda buen sabor de boca porque teníamos equipo para optar a más por la primera vuelta que hicimos. El objetivo del club es la permanencia, pero es infravalorarnos conformarnos con esto”, puntualizó la alero rojilla, que también apuntó que “las bajas no nos han ayudado, pero este equipo tenía que haber jugado mejor. No sabemos jugar como hemos jugado y por eso nos han pasado por encima”, finalizó.

La ficha del partido:

EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE, 54 (18+14+13+9): Dragana Svitlica (3), Aleksandra Stanacev (3), Brianna Banks (15), Vega Gimeno (8), Ariel Edwards (13) –cinco inicial-; Itziar Germán (-), Alba González (-), Katya Fedorenkova (6) y Bineta Ndoye (6).

Entrenador: Fran García.

SPAR CITYLIFT GIRONA, 91 (28+27+16+20): Leonor Rodríguez (9), Noemí Jordana (3), Artemis Spanou (19), Mima Coulibaly (2), Ify Ibekwe (21) -cinco inicial-; Rosó Buch (13), Haley Peters (16), Ainhoa López (-), Kristina Alminaite (8) y Helena Oma (-).

Entrenador: Eric Surís.

Árbitros: Juan Alberto Pinela García y Sara Peláez Santana.

Departamento de Comunicación del Club Baloncesto Bembibre


 

warhol_360