El Atlético Bembibre no pudo sacar nada positivo ante la Gimnástica Segoviana en un partido donde todo se puso en contra de los bercianos. A los diez minutos Willy tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión, trastocando por completo los planes de Ministro que, ante la ausencia de Espi por acumulación de amonestaciones, se vio obligado a apuntalar como pudo el equipo en tareas defensivas.

 El esfuerzo colectivo hizo que el equipo no se resintiera y el encuentro se mantuviera muy igualado durante la primera mitad, sin que hubiera ocasiones verdaderamente reseñables en ninguna de las dos áreas.

Tras el paso por vestuarios llegó la jugada desafortunada para los bercianos. No había transcurrido el primer minuto cuando Meléndez derriba a Dani Calleja dentro del área. Un penalti tan claro como innecesario, que el propio Calleja se encarga de transformar engañando a Ivanildo.

El gol cayó como un jarro de agua fría sobre los locales, que tardaron en reaccionar. Se vinieron abajo durante algunos minutos en los que la Segoviana estuvo a punto de sentenciar. Pero la reacción terminó por llegar. El Bembibre comenzó a intentar jugar el balón y a tener más presencia cerca del área de Facundo, hasta que un pase en profundidad sobre Viti, que se había incorporado muy bien al ataque, lo deja solo ante el meta visitante. Pero el joven jugador rojiblanco se precipita y pierde la ocasión de empatar el partido.

El infortunio de los atléticos continuó con la lesión de Tano, que también debe abandonar el terreno de juego cuando Ministro había realizado ya todos los cambios. Y casi a continuación llegaba el gol que sentenciaba el encuentro, tras un saque de esquina en el que no está fino Ivanildo y le cae el balón a Chema, que anota el gol de la sentencia. Con el tiempo prácticamente cumplido y el Bembibre resignado, Kike anota el tercero tras varios rechaces dentro del área.

Con este resultado la Segoviana se clasifica matemáticamente para jugar la fase de ascenso, cuando aún faltan ocho jornadas para que finalice el campeonato y suma ya el récord de 29 jornadas sin perder. El Bembibre, por su parte, se acerca más a los puestos de descenso, pero finaliza el tramo duro de la competición tras medirse con los tres primeros clasificados y afronta la recta final contra rivales de su liga, donde se va a jugar el futuro en la categoría.

 

 

warhol_360