Botana debutó en partido oficial con el Atlético BembibreVALLADOLID.- El Atlético Bembibre, que acusó en exceso las bajas de Ribadulla y Puente (el primero por motivos laborales y el segundo debido a un golpe de calor sufrido durante el partido de la semana pasada), regresó de Valladolid después de sufrir una contundente derrota a la que contribuyeron dos factores claves: la poca seguridad en defensa y la falta de acierto para culminar las ocasiones de gol.

El Valladolid, con un equipo joven, rápido y no exento de calidad, tras unos minutos sin dominador claro, puso cerco al área del conjunto berciano que trataba de capear el temporal. Pero en el minuto 22 Pablo Gómez arranca desde el centro del campo, y tras irse de varios defensores  con mucha suerte, ya que se llevó el balón a trompicones, supera a Javi con un disparo cruzado.

El Bembibre quedó muy tocado tras el gol y los locales dispusieron de otras dos ocasiones claras para sentenciar antes del descanso, aunque finalmente se resolvieron de forma favorable.

Tras el descanso se esperaba una reacción de los bercianos, pero el primer balón que tocó el Valladolid finalizó en gol, en una jugada muy rápida que partía desde posiciones de fuera de juego.

Borja desperdició una ocasión a puerta vacía que pudo haber metido al Bembibre en el partido, y como el que perdona lo acaba pagando, acto seguido llegó el tercero. Rubén Sánchez, en una gran acción personal, coloca el balón lejos del alcance de Javi.

Parecía que el partido estaba sentenciado, pero si algo no se le puede reprochar al Bembibre fue la entrega sobre el terreno de juego. Los atléticos, que nunca le perdieron la cara al partido, recortaron distancias por medio de Emilio Recamán al rematar un centro de su hermano Javi, después de una gran jugada por la banda.

A falta de 10 minutos para el final el Bembibre pudo haber metido el miedo en el cuerpo a los vallisoletanos. Emilio Recamán vuelve a rematar en boca de gol, pero esta vez Salcedo sacaba una mano prodigiosa para salvar a su equipo. También Fran puso en serios apuros al meta vallisoletano con un disparo seco desde fuera del área, e incluso Javi Recamán fue objeto de un claro penalti que el colegiado no quiso ver.

En el minuto 85 Bacari cerraba definitivamente el marcador y el partido, con un resultado que no refleja la diferencia real que hubo sobre el terreno de juego.

Cuando solo llevamos dos jornadas de liga no se pueden hacer todavía grandes valoraciones. Igual que no era determinante el 3 – 0 favorable del primer partido, para tener una idea clara de lo que va a suceder a lo largo de la temporada, tampoco lo es esta abultada derrota por 4 – 1. Pero si podemos sacar una conclusión muy clara e importante: el equipo debe ganar mucha más seguridad en defensa.

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador