España volverá a jugar, por segunda vez consecutiva, una final de la Copa de Europa tras superar en la tanda de penaltis a la vecina Portugal. Una buena ocasión para echar la vista atrás y recordar el triunfo en la final de 2008, los momentos de emoción vividos en la pantalla gigante instalada en la Plaza Santa Bárbara y la posterior celebración, tras el gol de Torres, por las calles de Bembibre y en la propia fuente de la Plaza.

 

 

 

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360