El Grupo VIII de Tercera División no termina de definirse por completo. Primero fue el C.D. Íscar quien renunciaba a su plaza en tercera división tras haber logrado la mejor clasificación de su historia, por problemas económicos al no poder afrontar los gastos que conlleva la temporada. “Hasta aquí hemos llegado, el fútbol es para disfrutar y santas pascuas”. “Lo más sensato es dejarlo y no vivir otro año en penurias y a base de una economía de guerra”. Así se expresaba el presidente del club vallisoletano, Jesús Hernansanz al anunciar la decisión que había tomado su Junta Directiva.

De esta forma el Tordesillas recuperaba momentaneamente la categoría, que había perdido por los arrastres de equipos de Segunda B. Pero días más tarde la Federación Española de Fútbol anunciaba también el descenso del Palencia al Grupo VIII de Tercera División por impago a los jugadores, devolviendo de nuevo al Tordesillas a Regional.

Ahora existe la posibilidad de que algún club pague la deuda que ha dejado el Palencia y los otros cuatro equipos descendidos (Denia, Ceuta, Puertollano y Badajoz), que se ha establecido en 190.000 euros, para obtener una plaza en la categoría de bronce. Según la reglamentación el Valladolid B, como campeón del Grupo VIII, será el primero al que se le ofrezca esta posibilidad, y de no aceptarla pasaría a la Arandina como primer equipo descendido en Castilla y León.

E un principio parece que tanto Arandina como Burgos podrían estar interesados y haciendo gestiones para tratar de reunir los 190.000 euros que cuesta la plaza en Segunda B.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador