Olano debutó en tercera división con el Atlético Bembibre Después de dominar el encuentro durante 60 minutos, el Bembibre terminó cediendo los tres puntos entre la falta de acierto en  ataque y la mala actuación arbitral, que pasó por alto dos claros penaltis dentro del área zamorana. Mato demostró una vez más que es uno de los mejores jugadores del grupo y aprovechó el bajón físico de los rojiblancos para marcar dos goles que le darían el triunfo a su equipo.

Villaralbo: José Luis, Dino, Dela, Anel, Lomba, Michael, Mariano , Ricardo , Óscar Pantín (Carmelo 76), Emilio  (Terleira 83), Mato  (Pablo Gallego 87).

Atl. Bembibre: David, Ministro, Susi, Conde, Prendes (Dani González 69), Cubero (Villafañe 58), Fran (Olano 73), Llamazares, Emilio Recamán, Porfirio Puente, Javi Recamán.

Árbitro: Hernández Cifuentes, deValladolid. Tarjetas amarillas a Emilio, Mato, Mariano y Ricardo por el Villaralbo; y a Cubero por el Atlético Bembibre

Goles: 1-0 Mato 60´; 2-0 Mato 86’ .

 

No hay nada que objetar al trabajo desarrollado por los atléticos ni al planteamiento del técnico Simón Pérez. El partido fue casi un calco del que el domingo pasado se pudo ver en la Devesa frente al Salmantino. Un Atlético Bembibre que, a pesar de jugar en casa de uno de los equipos más potentes del grupo, sale dispuesto a ejercer una fuerte presión sobre su rival en el centro del campo para hacerse con el control del juego. Crea ocasiones de gol pero no las materializa y acaba viniéndose abajo físicamente para quedar los últimos minutos a merced del equipo contrario.

Nada más comenzar el partido Prendes dispuso de una ocasión muy clara para adelantar a su equipo, con un remate sobre la misma boca de gol, pero acabó enviando el balón por la línea de fondo.

Poco después sería Fran quien pusiera en apuros al meta zamorano, con un disparo que salió rozando el poste.

El Bembibre dominaba pero carecía de pegada, además el colegiado vallisoletano Hernández Cifuentes, no tuvo reparos en permitir que el Villaralbo jugara con dos porteros, permitiendo que Anel llegara a interceptar dos centros con la mano dentro del área, sin que merecieran ningún tipo de sanción.

En la reanudación el Bembibre siguió mandando hasta el minuto 15, en que mermó su potencial físico y recibió el mazazo de Mato en forma de disparo desde la frontal a la media vuelta, que David no pudo atajar.

El Bembibre siguió intentándolo y Simón arriesgó jugando solo con tres defensas, pero el colegiado también quiso poner su granito en la victoria del Villaralbo y prefirió mirar para otro lado cuando Anel interceptó con la mano, por segunda vez, el balón dentro del área.

En los minutos finales, con el Bembibre roto y a la desesperada, Mato sentenció el encuentro con un segundo tanto y obligó a lucirse a David para evitar el tercero.

La conclusión que podemos sacar es muy clara. El Bembibre tiene un equipo de gran potencial en el centro del campo, que es capaz de presionar y asfixiar a sus rivales para imponer su juego y crear peligro en el área rival, pero al mismo tiempo carece de pegada y no materializa sus ocasiones. El equipo está acusando mucho la marcha de Ayrton, la lesión de Diego y la baja forma de Emilio Recamán. Además físicamente se está mostrando muy inferior a sus rivales, y la última media hora  de juego se convierte en un querer y no poder.

La solución pasa por incorporar a un goleador, algo que a estas alturas parece muy complicado, o mejorar en ataque; y replantearse por completo el trabajo de preparación física que la plantilla viene realizando.

El proximo domingo visita la Devesa el Huracán Z, otro de los favoritos, y urge buscar soluciones, porque cualquier resultado que no sea sumar los tres puntos dejarían al Bembibre demasiado pronto lejos de los puestos de cabeza.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador