El trío arbitral decidió el resultado en un partido donde el Bembibre fue mejor, sobre todo en la primera parte, pero no acertó a culminar sus numerosas ocasiones.

A estas alturas ya a nadie le sorprende la poca calidad de los arbitrajes que con carácter general se pueden ver en el Grupo VIII de tercera división, pero lo que no se había visto nunca hasta ahora, es que la actuación del trío arbitral decidiera directamente el resultado final. Porque es verdad que el Bembibre no estuvo muy fino de cara a puerta,  pero también es cierto que se encontró con un colegiado que permitió demasiados contactos sin medir a los dos equipos por el mismo rasero, y sobre todo, permitió que el Valladolid B anotara el segundo tanto, con el que los locales se vinieron abajo, después de cometer dos faltas muy claras, de esas que es imposible no ver. La primera de ellas para robar el balón en el centro del campo, y la segunda, cuando Botana le había ganado la posición al delantero y tenía ya el control del esférico, en un descarado empujón que derribó al defensa rojiblanco dejando el balón muerto dentro del área para que Gil terminara marcando. Por si esto fuera poco, unos minutos más tarde el juez de línea se inventa un fuera de juego cuando Roberto Puente, después de superar en velocidad a su marcador, llegando desde atrás, se disponía a encarar completamente solo la portería.

Y es que estaba claro que hoy no iba a ser el día del Atlético Bembibre. Tras un arranque muy prometedor, con el balón amenazando la portería de Rodri desde el primer momento, un error defensivo y una rápida combinación de los vallisoletanos, termina con un preciso remate de Quique en carrera junto al poste ante el que Ivanildo no puede hacer nada.

Era el minuto 11 y quedaba mucho tiempo por delante, asi que el Bembibre se puso manos a la obra y volvió a dominar a su rival, creando contínuas ocasiones de gol, en jugadas  a balón parado, en centros desde la banda o en acciones individuales. Las ocasiones se sucedían, Marcos, Cubero, David Matías o Roberto pusieron en muchos apuros a Rodri, e incluso Cueto mandó el balón al poste desde dentro del área pequeña. Finalmente, tras el rechace de un corner, Lago recoge el balón en la frontal y de fuerte chut, sin pensárselo dos veces, consigue igualar el marcador.

Tras la reanudación, tal como iba el partido, se esperaba la culminación de la remontada, que estuvo a punto de lograr Borja con un disparo que hizo lucirse a Rodri. El Bembibre era el único que buscaba el gol, mientras el Valladolid B trataba de defender el resultado, pero llegaron los regalos del trío arbitral y el Bembibre, a pesar de que siempre lo intentó y volvió a tener alguna ocasión para empatar, acusó el golpe, se vino un poco abajo y perdió la frescura que tenía hasta entonces.

Al final lo que importa son los goles y los puntos, por lo que el Atlético Bembibre queda ahora a 7 puntos de la fase de ascenso, con la sensación de sentirse superiores y no haber sabido aprovechar las ocasiones, pero sobre todo con el mal sabor de boca que deja el verse superados por unas decisiones arbitrales claramente injustas.


Atlético Bembibre: Ivanildo, Tano, Álex Marcos (Botana 20'), David Matías, Lago, Cubero (Jose Puente 75'), Borja, Porfirio Puente, Cueto (Javi Amor 63'), Marcos y Roberto Puente.

Real Valladolid B: Rodrigo, Adrián Pérez, Iván Casado, Fran No, Guilherme, Jorge Pesca, Gil, Lolo (Rubén Díaz 46'), Alberto (Javi Navas 88'), Zubi (Ruba 75') y Quique.

Goles: 0-1 Quique (11´); 1-1 Lago (42´); 1-2, Gil (60´)

Árbitro: Juan Bustos, deZamora. Amarilla a Javi Amor, José Puente y Tano por el Atlético Bembibre; y a Jorge Pesca, Alberto e Iván Casado por el Valladolid B


 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral
warhol_360