César Villafañe. Autor del gol del Atlético BembibreAunque el colegiado se erigió en el principal protagonista del encuentro por el elevado número de cartulinas que mostró, expulsando a tres jugadores burgaleses y a uno del Atlético Bembibre, el resultado puede considerarse justo ya que ninguno de los dos conjuntos hizo méritos suficientes para llevarse la victoria.

AT. BEMBIBRE: David, Prendes, Llamazares, Conde, Cubero (Víctor Vega), Javi, Villafañe, Olano (Borja), Puente, Fran, Recamán (Andoni).

BURGOS CF: Aurreko, Urbano, Colina, Jonata, Borja, Txitxo, Maureta (Zamora), David, Espinosa (Jacobo), Zazu y Lezaun (Núñez).

GOLES: 0-1 Zazu (15´); 1-1 Villafañe (90´)

ÁRBITRO: Alberga García. Cartulinas amarillas a David (2, la segunda en el minuto 90), Núñez y Maureta por parte del Burgos; y a Javi (2 ambas en el minuto 99) Villafañe , Fran  y Andoni  por parte del Bembibre. Cartulinas rojas a Zazu y Colina, además del segundo entrenador y el fisioterapeuta por parte del Burgos.


Comenzó el partido con muchas precauciones por parte de los dos equipos, aunque la mejor disposición táctica de los burgaleses sobre el terreno de juego hizo que fueran estos quienes marcaran el ritmo durante los primeros minutos.

Poco a poco los de Simón Pérez van estirando sus líneas y consiguen llegar con peligro al área de Aurreko. Pero cuando mejor estaba jugando el Atlético Bembibre llegó el tanto visitante, en una jugada muy rápida que pilla a la defensa descolocada después de un saque de portería que es peinado en el centro del campo hasta la posición de Zazu que, sin pensárselo dos veces, lanza un potente disparo cruzado ante el que David no puede hacer nada para evitar el gol.

Los atléticos tardaron en reaccionar tras el gol, pero finalmente lo hicieron y antes del descanso dispusieron de algunas ocasiones para  lograr el empate, la más clara en un saque de esquina que Conde remata fuera por muy poco.

A los quince minutos de la reanudación Zazu comete una acción infantil después de una falta de Llamazares, y arremete contra el jugador rojiblanco derribándolo de un empujón. El colegiado estima que hubo agresión y le enseña la tarjeta roja. A partir de entonces el Bembibre pasa a dominar por completo el partido, llegando con mucha facilidad al área y creando ocasiones que un gran Aurreko y la defensa se encargan de desbaratar.

En el minuto 90 David ve la segunda amarilla y tiene que abandonar también el terreno de juego en pleno acoso bembibrense. Pero la jugada clave llegaría a continuación, después de un centro al área, cuando el juez de línea levanta el banderín para llamar al árbitro y éste, después de conversar con su asistente, decreta penalti y expulsión de Colina. El encargado de ejecutar la pena máxima es Villafañe, que esta vez si consigue transformarla, rompiendo por fin la mala racha desde los 9 metros.

El colegiado alargó diez minutos el encuentro, aunque en realidad no se jugaran más de tres de tiempor efectivo por las continuas interrupciones y pérdidas de tiempo. En el último suspiro el Bembibre pudo haber conseguido la victoria, pero el centro de Llamazares cruzó el área frente a dos jugadores rojiblancos sin que ninguno acertara a rematarlo.

Al final reparto de puntos que no dejó satisfecho a ninguno de los dos equipos, pero que parece el resultado más justo después de lo visto sobre el terreno de juego.

La próxima semana el Bembibre se desplaza a Soria para jugar contra el Numancia B, con la obligación de sumar los tres puntos para no descolgarse de la cabeza. Los filiales siempre son impredecibles, por lo que los de Simón Pérez no deben confiarse a pesar del flojo arranque del conjunto soriano.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador