Tener una cantera fuerte y trabajada es fundamental para que un club crezca y consolide su proyecto. Por ello, el Club Baloncesto Bembibre decidió organizar estas jornadas de tecnificación para niños y niñas de entre ocho y dieciséis años. El objetivo era que pudieran trabajar todos esos aspectos que a diario no se pueden tratar y que son básicos para tener posibilidades de ser un gran jugador de baloncesto.

Fueron casi medio centenar los niños los que estuvieron presentes en las sesiones, en las que trabajaron distintas habilidades según el día. Así, el primero practicaron el tiro, el siguiente trabajaron el bote y el manejo de balón, y el tercero trataron las situaciones de pase. La última jornada se dedicó a la competición, sana eso sí, con la celebración de concursos. Estuvieron presentes las jugadoras del equipo de Liga Femenina, que compartieron sus experiencias con los presentes.

Todo el trabajo se llevó a cabo bajo la supervisión de Raquel Álvarez, asistente de ‘Chiqui’ Barros en el banquillo de Embutidos Pajariel Bembibre, quien  hizo un balance “muy positivo” de las clases. “Los chicos se fueron muy contentos con la experiencia, pidieron que se volviera a repetir. Para el club es muy importante que haya esta implicación con el equipo y con las jugadoras”, concluyó.

 

“SERÍA PERFECTO QUE HUBIERA MÁS ENTRENAMIENTOS ASÍ”

Los padres de los niños asistentes se mostraron contentos por la actividad, aunque coincidieron en la necesidad de que hubiera más y que sean más habituales. “Tenía que haber empezado antes, a principio de temporada, porque muchas niñas están compitiendo y así estarían mejor trabajadas. Sería perfecto que hubiera más entrenamientos así”, explicaba un padre, que comparaba estas sesiones con las habituales que tienen los chicos que asisten a las escuelas deportivas.

Esos padres, asimismo, son conscientes de lo beneficioso que resultan estas jornadas para las futuras estrellas. Aseguran, de hecho, que sus chicos las afrontan “con mucha ilusión”, y opinan que les servirán de cara al futuro. “Adquieren técnica, eso se ve día a día”, explican. Por este motivo, insisten en pedir que “durante la semana haya más entrenos así”.

 

“HAY QUE TRABAJAR DESDE ALEVÍN, HAY MUCHAS NIÑAS”

Uno de los aspectos que más preocupa es la necesidad de apostar por una cantera fuerte, que sirva para reforzar al equipo de Liga Femenina. “Es necesario que se trabaje desde alevín, pues hay muchas niñas. Se ha ganado el torneo de Reyes, lo que quiere decir se lleva trabajando unos años”, añadía uno de los padres, que abogaba por la organización de  torneos a nivel al menos provincial, “para que los pequeños aprendan a competir”.

Reconocen, sin embargo, lo complicado que es organizar una cantera, por lo que piden que haya un compromiso por parte de los otros padres, con el cual sería posible formar una estructura dentro del club. “Este año se ha hecho una estructura de cantera, que se está empezando. Sin embargo, hasta que no sepas con cuántos niños puedes contar no puedes trabajar”, aclara una madre, que cree que de esta manera se podría apuntar a los chicos a una liga que no sea escolar. “Así se puede competir de manera más profesional”, subraya.

La misma mujer considera importante el trabajo que se está haciendo desde la entidad bembibrense para fomentar el baloncesto de cantera, pues comenta que el objetivo es “lograr que el año que viene haya una cantera dentro de la estructura, sin que sea, como ahora, una mezcla con el Patronato”. Éste, aunque  hace su trabajo para la formación de chavales, no está orientado con la misma finalidad.

 

“EL AÑO QUE VIENE SERÁ DIFERENTE Y MEJOR”

Sabedores del coste que supone crear una cantera, ven necesario que haya colaboración por parte de todas las partes implicadas. “Es cuestión de mentalizar a los padres, de saber que nos va a costar un dinero al mes. En Ponferrada se pagan unos veinte euros, una cifra similar a lo que se paga en Bembibre al año, que, además, no supone un coste de desplazamiento. Allí eres el de fuera, nunca eres el de casa”, añaden.

“Hay cosas que se pueden hacer diferente y mejor, pero es lo bueno, que haya cosas que mejorar. El año que viene será diferente y mejor, pero necesitamos el apoyo de los padres, de la directiva y de los entrenadores, que hay que pagarlos. Esto es un círculo que debe partir del club”, comentan

Finalmente opinan que el trabajo en los últimos años está siendo mejor que en los precedentes. “La apuesta son las alevines, que vienen de trabajar dos o tres años y permitirán tener un buen equipo de cadete e infantil. Ojalá haya alguna explosión de alguna chica cadete”, matizan.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Comentarios  

0 #1 TROLL 11-01-2014 22:37
Ya había equipos de pequeñas antes, y competían bien y ganaban competiciones y torneos. Hay mala memoria aquí por lo que veo. No van a descubrir lo que ya había y alguien se cargó por prepotencia.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador