Después del triunfo (49-52) cosechado el pasado viernes en Cáceres, Embutidos Pajariel Bembibre recibe este miércoles, a partir de las 20:30 horas, a otro de los recién ascendidos a la Liga Femenina, el Universitario de Ferrol. Ambos conjuntos llegan a la cita en el Bembibre Arena con el mismo balance de victorias y derrotas (2-2) tras la disputa de cuatro jornadas, aunque las ferrolanas han caído en sus dos últimos compromisos ligueros ante GranCanaria.com y Perfumerías Avenida. Como es habitual, el partido se podrá seguir a través el portal de Baloncesto en Vivo de la Federación Española de Baloncesto (FEB). Además, será retransmitido mediante su canal de emisión en directo, FEBTV.

Después de una semana en la que la escuadra del Bierzo Alto tuvo que afrontar tres compromisos en cinco días –dos de los cuales fueron como visitante-, ‘Chiqui’ Barros ha podido preparar este duelo con más tiempo, lo que le ha permitido dar más descanso a sus jugadoras. “El equipo está mejor que la semana pasada, pues hemos tenido tiempo para trabajar situaciones que no habíamos podido trabajar y hemos tenido tiempo para descansar”, explica la entrenadora ayudante del ferrolano, Raquel Álvarez, que asegura que las lesiones de Dita Liepkalne y ‘Monty’ están olvidadas: “Han tenido sesiones de recuperación con la fisioterapeuta y se han reincorporado al grupo”.

El choque de este miércoles será especial para el técnico del club del Bierzo Alto, ‘Chiqui’ Barros, que volverá a encontrarse con el equipo de su ciudad, al que entrenó antes de empezar a dirigir a la escuadra rojilla en 2010. También para su asistente, que recuerda, “jugué allí seis años. Siempre le tienes un aprecio especial, pero ha pasado mucho tiempo. Tenemos muy buenos recuerdos de ese club, de esa ciudad, y es especial sólo por eso. Por lo demás, es un partido, jugamos en casa y sabemos que es importante”, remacha.

La victoria en Cáceres llegó después de una derrota ante Cadí La Seu que Álvarez califica de “dolorosa”, tras generarse en diversos foros de opinión unas esperanzas que no se corresponden con lo que se ha tratado de transmitir desde la dirección técnica del club berciano. “Las expectativas que se generaron son de la temporada pasada, pero este año es una situación diferente”, señala la preparadora lucense, que opina que “la gente debe tener los pies en el suelo y entender que somos el presupuesto más bajo de la categoría. Debemos conseguir la permanencia y lo que consigamos a partir de ahí será con trabajo. Creo que para la gente coherente –aquí hay mucha, incide- la derrota se debió al mal juego”, sentencia.

“Tuvimos que ir a Cáceres a levantarnos. La victoria nos vino muy bien, pues sirvió para resarcirnos de un propósito que habíamos incumplido, no perder dos partidos seguidos”, añade la entrenadora gallega, que considera que “el resultado no fue real, porque si hubiésemos metido todos los tiros que tuvimos solas, con la defensa que hicimos, seguramente habría sido más fácil”. Asimismo, Álvarez pone el acento en “jugar bien en casa y si pierdes, que sea trabajando duro y porque el rival lo gana”.


FERROL, “UN EQUIPO QUE NO DA UN PARTIDO POR PERDIDO”


Acerca del estilo de juego del equipo de Lino López, apunta Álvarez, “es un equipo que nunca da un partido por perdido, como el otro día ante Avenida, en que se enfrentan a un grandísimo rival y están todo el partido metidas”, destaca. “Vendrán con muchas ganas, con su juego. Será difícil de ganar porque nunca tira un partido. En Canarias se vinieron abajo por el resultado del descanso”, puntualiza.

Destaca en el plantel del cuadro coruñés el juego interior, encabezado por las norteamericanas Denesha Stallworth y Haley Peters. Sobre ellas, junto a Cristina Pedrals y Mireia Vila, “se mantiene la base del equipo”, señala Álvarez, que aclara que el resto del equipo “ayuda mucho”. Stallworth promedia más de 15 puntos y supera los 8 rebotes por encuentro, mientras Peters anota más de 16 tantos por partido y efectúa más de 7 capturas. La otra pívot del conjunto dirigido por Lino López es Bea Sánchez, que jugó en Bembibre dos temporadas: la del ascenso y la primera en Liga Femenina. “Está jugando mucho porque el equipo está jugando con tres grandes”, especifica la ayudante de ‘Chiqui’ Barros.

La que más minutos juega en el perímetro es la alero Mireia Vila, que promedia casi 10 puntos por encuentro. Junto a ella, Lucía Méndez, que puede actuar de ‘3’ y de ‘4’, según las necesidades. Itziar Llobet es una escolta que se alterna en el puesto con la base Patricia Benet cuando esta última coincide en pista con Pedrals, que es la habitual directora del juego de la escuadra gallega.

Departamento de Comunicación del Club Baloncesto Bembibre PDM

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador