El Atlético Bembibre Fútbol Sala y el Guijuelo disputaron un partido muy intenso, sobre todo en los últimos minutos, pero los árbitros también quisieron ser protagonistas y decidieron el encuentro a favor de los charros a falta de 7 segundos para el final.

Se adelantó pronto el Guijuelo, que comenzó más entonado. Los bercianos no acababan de coger el ritmo al partido, con imprecisiones en los pases y malas transiciones defensivas. Precisamente una mala transición en defensa fue lo que provocó el segundo gol visitante, tras un saque de esquina para el Bembibre que se convirtió en dos contra el portero para los salmantinos.

Galle recortó diferencias, pero una nueva contra del Guijuelo ponía el 1-3 a falta de 4 minutos para el descanso. Un penalti, en la jugada siguiente, por mano clara de un defensor dentro del área, servía para que Galle volviera a meter al Bembibre en el partido. Y antes del descanso el propio Galle, el mejor de los bercianos, igualaba el marcador con un potente disparo.

Aún pudieron llegar con ventaja los atléticos al descanso,  pero Galle no acertó a transforma un doble penalti, quedando todo pendiente para la segunda parte.

Tras la reanudación el partido bajó de intensidad, hasta que Juan, después de una buena combinación de todo el equipo, puso por delante al Bembibre. Reaccionó pronto el Guijuelo para igualar el marcador, que reflejaba los méritos de ambos equipos.

Los atléticos apretaron en la recta final y tuvieron ocasiones para marcar, pero otra vez, una mala transición defensiva, permitió que una ocasión clara para el Bembibre terminara convirtiéndose en gol del Guijuelo a 1,47 para el final.

Con 22 segundos Felipe retira al portero y pone en pista a cinco atacantes. La jugada le sale bien y logra empatar de nuevo el partido.

Un encontronazo con el portero charro, en un lance del juego, hace que este quede tendido en el suelo. Los árbitros no paran el partido, y cuando los atléticos se hacen a continuación con el balón y la posibilidad de sorprender al portero que estaba tratando de incorporarse, quieren tapar su error sancionando una falta inexistente. Una falta que no tendría más transcendencia que esa, sino fuera porque suponía un doble penalti por acumulación, que a la postre sirvió para que el Guijuelo anotara el sexto tanto que le daba la victoria.

Al final hubo algo de nerviosismo en la grada, que jugadores y aficionados controlaron rápidamente. Posteriormente se pudo comprobar que se trataba de un incidente aislado por cuestiones personales y no tenía nada que ver con el partido.

 


 

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador