El Atlético Bembibre sumó una victoria muy importante ante el filial del Mirandés, que le permite situarse a tan solo dos puntos de los puestos de play off. Fue un partido muy accidentado en el que hubo de todo, goles, expulsiones, lesionados y emoción en unos minutos finales donde ambos equipos terminaron jugando con nueve.

El partido comenzó muy bien para el Atlético Bembibre. A los cinco minutos de juego el colegiado le mostró la tarjeta roja a Moussa, dejando al Mirandés en inferioridad. El guardameta salió a la desesperada, después de una mala cesión, pero Isma estuvo más rápido para llevarse el balón y fue zancadilleado sobre la línea del área cuando estaba en  disposición de marcar a puerta vacía.

 

 

El Bembibre parecía un torbellino en estos primeros minutos, jugando con mucha velocidad y llegando con facilidad al área. Lucho pudo marcar con un disparo ajustado al poste, al que respondió con acierto Harmel, que acababa de entrar al campo, para enviar el balón a corner. Pero no pudo hacer nada ante el remate de Dani Martínez a bocajarro, después de una internada de Isma por la banda derecha, que hacía justicia a lo visto en el primer cuarto de hora de partido.

Con el marcador a favor los atléticos bajaron el pistón y se echaron atrás, buscando salir a la contra. Esto le dio un respiro al Mirandés, que le permitió tocar con mayor comodidad en el centro del campo para buscar el hueco que les permitiera sorprender a Ivanildo. Después de unos minutos de desorden el Bembibre armó bien la contra y creó ocasiones como la que no acertó a rematar Adrián Rojo, completamente solo dentro del área.

Harmel le devolvió el favor a los atléticos en el saque de una falta lateral. El guardameta falla estrepitosamente en el blocaje y el balón le cae a Willy, que con tranquilidad lo empuja a la red.

 

 

Los jugadores del Mirandés se emplearon con demasiada agresividad e incluso alguno de ellos llegó a perder por completo los papeles, como es el caso de Eric, que vio la tarjeta roja al comienzo de la segunda parte por desconsideración al público, al que dirigió un gesto obsceno delante del juez de línea. El colegiado, a instancias de su asistente, no dudó en mostrarle el camino de los vestuarios.

Ministro, que ya había dado entrada a Jesús y Eriz, con clara ventaja en el marcador y jugando contra nueve, decidió apurar todos los cambios para darle minutos a José Manuel, ya que, como explicó posteriormente en la sala de prensa, “es un hombre importante que necesita acumular minutos de juego”. Pero la mala suerte se cebó con los rojiblancos, que vieron como en muy poco teimpo Dani Martínez y Jesús debían abandonar el campo por lesión.

 

 

Con casi un cuarto de hora por delante, restituida la igualdad numérica, y muchos espacios, el Mirandés se lanzó al ataque buscando reducir distancias a la desesperada. La ocasión más clara en esta nueva fase de ida y vuelta fue para Eriz, que estrelló el balón en el larguero después de una contra de Flórez cuando se cumplía el minuto 84. Dos minutos más tardes una jugada a balón parado, una falta lateral bien rematada por Mikel, permite al Mirandés recortar diferencias y “llega el miedo” en palabras de Ministro. Fueron minutos de emoción, pero los jugadores del Atlético Bembibre estuvieron siempre muy seguros en defensa, creando al mismo tiempo mucho peligro en ataque. Cueto cerraba definitivamente el partido cuando se cumplía el minuto 90, con un bonito gol desde la frontal del área.

 

 

 


 

 

Atlético Bembibre: Ivanildo, Feijoó, Flórez, Espi, Willy, Miguel (Eriz 53´), Cueto, Isma, Adrián Rojo (José Manuel 67´), Dani Martínez y Lucho (Jesús 53´)

CD Mirandés B: Moussa, Alex (Blas 76´), Carri, Dani, Andrés, Javi, Mikel, Raúl, Eric, Unai (Harmel 6´), Álvaro (Jhon 46´)

Árbitro: Reinoso Mangas, de Valladolid. Amarilla a Miguel, José Manuel y Cueto por el Atlético Bembibre; y a Raúl, Andrés y Carri por el Mirandés B. Roja a Moussa (5´) y Eric (51´) por el Mirandés.

Goles: 1-0 Dani Martínez (12´); 2-0 Willy (38´); 2-1 Mikel (87´); Cueto 3-1 (90´)

 

 

En vestuarios


Ministro se mostró contento con la victoria, pero no tanto con el juego de su equipo. “Si jugamos así nos costará ganar fuera de casa”. Ministro entiende que es un problema de mentalidad, y el equipo sufre cuando le juegan al borde del reglamento. “Tenemos que seguir creciendo y cambiando esa mentalidad para no ser tan blandos”.

“Hay muchos jugadores nuevos, somos un equipo muy joven, tenemos poco presupuesto, pero no nos conformamos, no queremos estar en mitad de la tabla, queremos estar luchando por los puestos de play off”

 

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE} 

 

 

warhol_360