El Atlético Bembibre consiguió remontar en el último momento, para sumar una nueva victoria en La Devesa que lo sitúa muy cerca de la fase de ascenso. Los bercianos dominaron durante los noventa minutos, sin embargo se mostraron lentos en ambas áreas, como reconoció el propio Fernando Ministro en la sala de prensa. “Y es en las áreas donde se deciden los partidos”.

La primera mitad fue un auténtico monólogo rojiblanco. Sin embargo el dominio abrumador del Atlético Bembibre no se traducía en goles, ante la poca claridad de los delanteros a la hora de finalizar las jugadas, que en demasiadas ocasiones no llegaban ni a tirar a puerta.

Cuando el colegiado estaba a punto de señalar el periodo de descanso llegó la sorpresa. La única llegada con cierto peligro del Cristo Atlético, en contraataque, termina con un duro remate a puerta que despeja Ivanildo. El balón lo recoge Will, ligeramente escorado, y ante la pasividad de los bembibrenses, que se quedan mirando, consigue enviarlo al fondo de la red.

Los bercianos regresaron con mucho ímpetu en la reanudación, dispuestos a darle la vuelta al marcador, y ya en el primer minuto Jesús dispuso de una doble ocasión para empatar el partido. Pero pronto volvieron los males de la primera parte, y los delanteros rojiblancos volvían a atascarse cuando llegaban al área.

Ministro movió el banquillo y reestructuró el equipo, buscando mayor potencial ofensivo. La entrada de Miguel Cabral volvió a ser providencial, y cuando apenas llevaba un par de minutos sobre el terreno de juego consiguió el primer gol para los atléticos. Dani saca un córner en corto sobre Rojo, y éste centra sobre Miguel, quien peina el balón en una parábola imposible para Marcel.

Quedaba mucho tiempo por delante y el Bembibre apretaba, sin mucha claridad de ideas pero con mucha insistencia. Rojo pudo desequilibrar el marcador en una bolea que se estrelló en el poste, pero hubo que esperar al descuento para ver como Cueto anotara el tanto de la victoria.

El colegiado señaló libre directo por derribo de José Manuel en el vértice izquierdo del área. Cuto cogió el balón con decisión, lo puso con seguridad sobre el terreno de juego, esperó a que el colegiado diera la orden, y lanzó con más colocación que fuerza, buscando el palo largo. El balón rozó en un defensa, que no consiguió desviar la trayectoria y terminó colándose junto a la cepa del poste, para llevar el delirio a la grada.

No había tiempo para más. El Bembibre encadena así cuatro jornadas sin perder y suma una nueva victoria que lo deja a tan solo tres puntos de la fase de ascenso. La próxima semana toca una salida muy complicada a La Bañeza que será, en palabras de Fernando Ministro, una reválida para los bercianos.

 


 

 

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

warhol_360