A veces expones muchos argumentos para ganar y no puede ser porque, como le ocurrió este domingo a Embutidos Pajariel Bembibre, no puedes con un rival al que todo se le pone de cara en un momento y al final se acaba imponiendo con claridad y justicia. El equipo berciano, no obstante, es un equipo, que nadie lo olvide, acostumbrado a ser competitivo, guerrero y que no arroja la toalla hasta que suena la bocina que indica la conclusión del partido. Con esa idea ha logrado remontadas históricas, y bajo la bandera de la humildad ha llegado hasta aquí. Esta vez no pudo vencer a un Mann-Filter Zaragoza que se impuso por 84-67 gracias a un acierto que resultó devastador para las aspiraciones bercianas y una solidez que le permitió sostener la renta adquirida en el segundo periodo. Rompió de esta manera la racha de tres triunfos consecutivos del cuadro berciano.

La conclusión, no obstante, no es del todo negativa para la escuadra berciana, que, pese a verse con una amplia desventaja tras un complicado segundo cuarto, supo tener la combatividad suficiente para luchar por mantenerse con vida y pelear todas las posesiones. Cuatro jugadoras llegaron a las dobles figuras, pero cuando enfrente tienes a una jugadora ‘on fire’ y que apenas falla, necesitas un plus. Requieres que una plantilla corta como la bembibrense no cometa ningún error y que no tenga ninguna concesión. Sólo así puede ganar sus partidos.

Sin embargo, tal vez animadas por el premio que había detrás de la victoria, las pupilas de ‘Chiqui’ Barros dieron un poco más de lo que podían para que el marcador se ajustara un poco más a lo que fue la nota dominante durante la mayor parte de los minutos. Un choque que se movió en parciales muy parejos, pero que se vio roto con una racha de 15-0 para las locales que en el segundo periodo supuso un lastre del que no se pudo desprender el conjunto del Bierzo Alto.

Pero es así, este equipo es el reflejo de una sociedad luchadora como la berciana, que ha sufrido la crisis económica como pocas regiones lo han hecho en nuestro país. “Quizá el milagro sea que estemos 7-4”, declaraba ‘Chiqui’ Barros a la salida del Pabellón Eduardo Lastrada de Zaragoza. Pues seguramente sea así, que nadie lo dude. Es increíble que un equipo como el suyo, con el que posiblemente sea el presupuesto más reducido de la Liga Femenina, sume siete triunfos en once jornadas, ocupe la sexta posición y esté igualado con la cuarta y la quinta, ocupadas, precisamente, por su rival de este domingo y por Gernika, respectivamente.

A dos jornadas para la conclusión de la primera vuelta y a la espera de que se anuncie la sede, mantiene el cuadro bembibrense importantes opciones de estar en la Copa de la Reina, una clasificación que, no obstante, más que un objetivo es un sueño. Este grupo nos está acostumbrando mal y tras jugar los playoffs hace dos temporadas, ahora muchos lo ven haciendo historia y llegando a la competición del KO. Que la ilusión no sirva para crear frustración, ése es el mensaje que debe cundir dentro de un grupo que en las dos citas que restan para la conclusión de la primera mitad del campeonato va a pelear por ganar las dos y, quién sabe, si soñar con esa posibilidad. ¿Por qué no?

EL SEGUNDO CUARTO RESULTA DETERMINANTE PARA LA VICTORIA LOCAL

Arrancaron muy acertadas ambas escuadras, con Paola Ferrari y Vega Gimeno liderando los ataques de sus respectivos equipos. La alero valenciana, que acabó con 20 puntos, anotó seis de ellos de manera consecutiva en este periodo, sirviendo para contrarrestar un parcial de 5-0 de las mañas. Las locales llevaron la iniciativa durante los primeros minutos de este cuarto, hasta que una canasta de Orla O’Reilly puso a las bercianas en ventaja (16-17). Desde entonces, el equilibrio fue la tónica dominante hasta la conclusión de los diez primeros minutos. Cuatro puntos de ‘Monty’ pusieron el 23-23 con el que se cerró el primer acto.

Mantuvo su buen ritmo el conjunto berciano al inicio del segundo cuarto, logrando cuatro puntos que lo pusieron en ventaja en los primeros minutos. Sin embargo, un parcial de 15-0 para las de Víctor Lapeña puso el duelo muy complicado para las bembibrenses. Les costó mucho ver aro a las de ‘Chiqui Barros’ desde esa ventaja que tomaron al inicio de este segundo periodo, si bien fueron capaces de aguantar sin descomponerse excesivamente. Un triple casi sobre la bocina de Ferrari puso el 45-31 con el que se llegó al descanso.

Si de alguna manera había que volver del vestuario, era con un triple y evitando que el vendaval ofensivo local siguiera haciendo daño. O’Reilly y ‘Monty’ fueron las encargadas de anotar desde más allá del 6,75 y romper la barrera psicológica del -10. No obstante, Ferrari volvió a acertar para volver a poner la situación demasiado complicada para las bercianas. El más difícil todavía llegó cuando la paraguaya, que sumaría 31 puntos al final del encuentro, anotó tres tiros libres que pusieron la renta local cerca de la veintena. Entonces, un 2+1 de Gimeno y una canasta de Laura Herrera volvieron a acercar la diferencia a la decena. Fue el inicio de una remontada que no culminaba pero que permitía soñar con una heroicidad de las bercianas de cara a los últimos diez minutos, a los que se llegó con el 65-52 en el luminoso.

‘Chiqui’ Barros se la jugó con ‘Monty’, lastrada por un problema de faltas, pero que fue una de las más acertadas en ataque (20 puntos). Dos triples, uno de Carolina Esparcia y otro de Ferrari, ya hicieron que la situación fuera aún más complicada para las bembibrenses, pues la desventaja no bajó del -14. Pese a que era imposible que tuviera éxito la remontada, las bercianas se esforzaron hasta el último segundo. De hecho, tuvieron la opción de anotar una última canasta sobre la bocina que se salió tras rebotar en el aro. 84-67 fue el resultado final de un encuentro cuyo resultado no refleja la paridad que dominó la mayor parte del mismo.

FICHA TÉCNICA:

MANN FILTER ZARAGOZA, 84 (23+22+20+19): Sheana Mosch (12), Gaby Ocete (9), Paola Ferrari (31), Jaklin Zlatanova (14), Dita Liepkalne (5) –cinco inicial-; Nogaye Lo (6), Ana Calvo (-) y Carolina Esparcia (7).
EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE, 67 (23+8+21+15): Anna Gómez (3), Monty (20), Laura Herrera (10), Orla O’Reilly (10), Vega Gimeno (20) -cinco inicial-; Eli Vivas (-), Chelsea Davis (-) y Jovana Vukoje (4).
Árbitros: Jordi Domingo Vilalta y Alberto Baena Arroyo.

 

{module PDM BALONCESTO}

 

PERFUMERÍAS AVENIDA, ÚLTIMO RIVAL DE 2015 EN EL BEMBIBRE ARENA

El último encuentro de 2015 en el Bembibre Arena será el próximo sábado, a partir de las 18:15 horas, ante Perfumerías Avenida. Un nuevo derbi regional ante el líder en solitario de la Liga Femenina, un conjunto, además, que este fin de semana se impuso por 84-59 a Star Center-Uni Ferrol y acumula una racha de diez triunfos consecutivos.

 

Crónica: Dpto. Comunicación CB Bembibre
Foto: Carlos Bernad

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador