El Dipuleon – Bembibre se desplazó hasta Segovia para participar en el XLII Trofeo Carlos Melero, sobre un circuito de 10,3 kilómetros al que debían dar 5 vueltas. La prueba, organizada por la Unión Ciclista Segoviana, reunió a 90 corredores de los que solo 52 consiguieron llegar a la meta, ya que el circuito, con una parte de adoquines, endureció mucho la prueba.

La salida fue muy nerviosa. Todos querían estar delante y de ahí las caídas por enganchones. En la segunda vuelta un valiente Mario Sampedro, del equipo madrileño Villa del Prado, es el que prueba desde lejos en solitario, y comienza a meter tiempo al pelotón, donde se vigilaban los que tenían como principal objetivo el trofeo de Castilla y León. Mario Sampedro llegó a tener un tiempo máximo de 1,45 minutos.

En la cuarta vuelta es Fernando Álvarez del Corral, del Dipuleon – Bembibre, quien salta del grupo en persecución del otro fugado, y consigue alcanzarlo cuando falta menos de una vuelta, justo antes de la zona de adoquines. Allí Fernando Álvarez consigue descolgar al madrileño para llegar en solitario a la meta, logrando así su quinta victoria de la temporada, y afianzándose en el Trofeo Castilla y León, donde lleva ya 111 puntos de ventaja al segundo clasificado.

Detrás, a 15 segundos el pelotón, donde el resto de corredores del Dipuleón - Bembibre brillaron a gran altura, entraron en meta, Raúl Durán 3º, Raúl Camino 4º, Raúl González 18º, y Marcos Potes 47º, consiguiendo ser también primeros por equipos.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador