La Vuelta Ciclista a León llegó a su tercera etapa, la más larga de la ronda con 142 kilómetros, entre Bembibre y Astorga, donde los corredores debían afrontar tres altos de montaña casi de forma consecutiva, en la primera parte de la etapa: el alto de Igüeña, el alto de Tremor y el alto de la Garandilla.

 

El alcalde de Bembibre, Manuel Otero, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida, y tras un breve recorrido neutralizado por las calles de la ciudad, los ciclistas salieron en dirección a Torre del Bierzo para continuar hasta Folgoso de la Ribera, donde se desataron las primeras hostilidades. El bembibrense Jesús Nanclares quiso ser protagonista en su tierra y provocó la escapada de la jornada, junto a tres corredores de su equipo, el Rías Baixas, a los que se unieron más efectivos hasta formar un grupo de 12 ciclistas.

Aunque la fuga llegó a tener una ventaja próxima a los tres minutos, el equipo del líder, el Kuota / Construcciones Paulino, supo controlar bien la carrera, y los escapados fueron neutralizados muy cerca de la meta. Sin embargo el chileno Miguel Buhmann se vio sorprendido por un corte del pelotón que lo pilló en la parte trasera, y terminó cediendo 11 segundos que le permiten seguir liderando la prueba, pero ahora con una ventaja de 45 segundos sobre José Manuel Soto del Aldo Team, que es el segundo clasificado.

Antonio Angulo supo aprovechar un final favorable a sus características, con la recta de meta apuntando hacia arriba, para imponerse al sprint sobre Marcos Jurado, que entró en segunda posición.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador