Según pone de manifiesto Bierzo Aire Limpio, el incendio de Seseña “deja al descubierto la dejadez de nuestras autoridades con respecto a la protección de la salud”, por los graves consecuencias que según los expertos consultados, (catedráticos de diferentes Universidades Españolas), se producen en la combustión de los neumáticos.

Este desastre ambiental, “esperamos que sirva para aprender que la combustión de neumáticos y otros residuos en instalaciones como las cementeras, no diseñadas para fin, tienen unos efectos perniciosos para la salud de la personas del entorno”, dice Bierzo Aire Limpio.

“En El Bierzo en este aspecto somos unos privilegiados al haber evitado que se quemen aquí, gracias a la presión social que hemos mantenido”. Pero Bierzo Aire Limpio lamenta que en otra cementera de nuestra provincia, como es el caso de Tudela Vegín en la población de La Robla, sigan quemando neumáticos “impunemente fuera de la legalidad, al haberse anulado como en el caso del Bierzo su autorización para tal fin por el TSJCyL”, añaden.

Bierzo Aire Limpio concluye que “el aprendizaje que nos deja el incendio de Seseña es que la combustión de neumáticos y la cadena de reacciones químicas que se producen es un cóctel muy peligroso para la salud”, y se pregunta que “si las propias incineradoras diseñadas para este fin han demostrado su incapacidad para evitar que estas emisiones salgan a la atmósfera. que garantías podemos tener de una instalación que no ha sido diseñada para este fin?”

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos