El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, expresó al Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, su preocupación por el anuncio de cierre de la central térmica de Compostilla. Una situación que repercutirá en el empleo en la comarca del Bierzo y que ha llevado a la Administración Regional a transmitir su intranquilidad por este cierre en junio de 2020, plazo incluso que podría ser inferior ya que se trata de la fecha máxima.

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo aseguró que "el Gobierno nos ha transmitido que defiende de forma clara la supervivencia del carbón" y añadió, según datos del Ministerio, que el peso de la generación por centrales térmicas ha supuesto cerca del 20% del mix. Argumentos con los cuales concluye que es un recurso estratégico.

"El Ministro defiende la participación del carbón en el mix" y cuantifica incluso el efecto que tendría el cierre de las térmicas anunciado por Enel en el recibo de la luz para los consumidores. "Encarecería el recibo más de un 30%".

Con arreglo a estos datos el cierre supone "un problema energético nacional" con lo que anuncia respuestas políticas y más concretamente "medidas normativas" que en todo caso pasarían por un gran acuerdo de Estado. Un pacto energético que, en cualquier caso, ve "muy complicado".

Independientemente del acuerdo del Consejo de Administración que contempla el cierre de Compostilla, Nadal ha insistido en que, a la fecha, Enel aún no ha dado curso oficial al anuncio pero avisa: "no tiene sentido que la política energética de un país dependa del anuncio de una empresa. Tiene que depender del Estado y de los partidos con representación en el Congreso de los Diputados".

 

warhol_360