Fiscalía ha pedido nueve meses de cárcel y una multa de 2.700 euros para cada uno de los dos mineros asturianos acusados de un presunto delito desórdenes públicos en la carretera Oviedo-Mieres con motivo de las protestas del sector en septiembre de 2010. Según publica hoy La Nueva España, los presuntos autores de los disturbios colocaron una barrera con neumáticos a la que prendieron fuego y obstaculizaron la circulación.

No ha podido ser ni antes ni después, sino justo el mismo día en que los mineros estudian el calendario de movilizaciones cuando se ha dado a conocer la petición de la Fiscalía del Principado de Asturias por los hechos de hace año y medio, cuyo juicio será el próximo 30 de mayo.

Los acontecimientos se remontan al día 30 de septiembre de 2010 según este mismo medio cuando en el punto kilométrico de la carretera AS-630 sobre las 18 horas un grupo de personas “entre las que se encontraban los acusados” -que responden a las iniciales J.A.R.R. y J.A.P.F. - “miembros de piquetes del sector minero, con el ánimo de alterar la pacífica convivencia ciudadana, colocaron una barrera con neumáticos, a los que habían prendido fuego”. Aducen que coincidiendo con la salida de la A-66 supuso un obstáculo para los vehículos y ocasionó desperfectos que se han cuantificado en 525,04 euros, según Fiscalía.

El Ministerio público considera que la participación de los dos acusados en el piquete durante la protesta minera, un día después de la huelga general de 2010, es constitutiva de un delito de desórdenes públicos y de daños.

Por la mañana comienza la reunión para aprobar las movilizaciones

Los sindicatos se reúnen esta misma mañana para analizar el calendario de movilizaciones ante la ruptura de las negociaciones con el Gobierno y la intención del Ejecutivo de llevar a cabo los recortes programados de un 63% de las ayudas al funcionamiento.

warhol_360