Señor Presidente del Gobierno y del Partido Popular:

Me permito dirigirme a usted como Primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Bembibre, porque aún le tengo fe, porque siempre me ha inspirado admiración y respeto, porque le considero una persona recta, seria, honrada y previsible, que está haciendo grandes sacrificios, personales y políticos, por nuestra querida España.

Y me tomo la libertad de escribirle estas letras porque creo firmemente que su Ministro de Industria se equivoca en su política respecto a la minería del carbón y le equivoca a usted.

Es cierto que determinados políticos, que hoy se rasgan las vestiduras en defensa del sector de la minería del carbón, no movieron ni un solo dedo en defensa del mismo cuando el Gobierno del PSOE permitió, cuando no alentó, la funesta Decisión del Consejo de 10 de diciembre de 2010, relativa a las ayudas estatales destinadas a facilitar el cierre de minas de carbón no competitivas (2010/787/UE).

Es totalmente cierto que así fue, salvo honrosas excepciones como la Alcaldesa de Villablino, por aquel entonces senadora del PSOE, a quien seguramente por su gallarda actitud en defensa del carbón su partido la apartó del Senado.

Pero no es menos cierto que, desde el Partido Popular en las comarcas mineras, criticamos con dureza la actitud del Partido Socialista, entonces gobernante, y asumimos como enseña la defensa de un sector tan primordial para nuestra tierra y nos comprometimos ante nuestra gente a defender el carbón y a intentar la supervivencia del mismo más allá de la nefasta fecha del 31 de diciembre de 2018.

Por ello, ahora, nadie puede entender que después de haber ganado la confianza de nuestros convecinos, en una tarea que parecía imposible, ganando alcaldías como las de: Bembibre, Fabero, Folgoso, Noceda, La Pola de Gordón, La Robla, Matallana, Páramo del Sil, Toreno, Torre y alguna más que seguramente se me escapa, nuestro Partido y nuestro Gobierno nos arroje a los pies de los caballos, y en su primer presupuesto, incumpliendo todo lo pactado, coloque el epitafio de la minería en su primer presupuesto, dejándonos en evidencia ante nuestra gente, conculcando nuestra credibilidad, nuestro prestigio personal y dignidad política, no dejándonos otra salida que la dimisión que yo, personalmente, haré efectiva el día 29 de junio de 2012, si usted no lo enmienda antes, al no poder soportar el bochorno que supone ver como nuestro Partido y nuestro Gobierno les da la espalda a las muchas personas que creyeron en nosotros de buena fe.

Roberto Enrique Fernández

{jomcomment lock}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos