Todavía no hay un balance final, pero a lo largo de la noche el número de detenidos ha ido creciendo conforme transcurría la jornada. Los GRS entraron en población para neutralizar la protesta minera que se encontró con una respuesta policial en las calles. Cargas, disparos, voladores y varias detenciones alteraron la tranquilidad de la noche hasta pasadas las 4 de la madrugada.

Desde que el conflicto se inició en San Román y una vez que los efectivos antidisturbios consiguieron neutralizarlo, el enfrentamiento se trasladó a las calles de Bembibre donde numerosos vecinos salieron a las calles a expresar su apoyo al sector, o incluso desde las ventanas alertando de los movimientos de los efectivos policiales. Las circulación permaneció cortada con camiones atravesados en la Nacional que bloquearon nuevamente la conexión con el noroeste.

Conforme transcurrió la noche la llegada de los GRS concluía con alguna detención. Las primeras se produjeron pasadas las 2.30 entre las calles Lope de Vega y Quevedo. En una carga en dirección contraria y por ambos viales acorralaron a los mineros que habían iniciado la huída. Algo parecido ocurrió en la plaza Santa Bárbara.

 

Son muchas las voces que coinciden en reseñar la brutalidad de la carga policial, disparando contra mineros y población que increpaba sin lanzar ningún objeto a los policías, y la fuerza empleada por aquellos para proceder a las detenciones.

Pasadas las 4 de la madrugada, y a falta de un número definitivo, el conflicto llegó a su fin con un pequeño grupo que se mantuvo en la población hasta ese mismo momento.

A las 5 la circulación se comenzó a poner en marcha pero de forma lenta por los vehículos que todavía obstaculizaban la carretera.

{jomcomment lock}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos