La resolución al conflicto minero ha mostrado las diferencias entre los trabajadores de los dos grupos empresariales de la comarca. Mientras los trabajadores del grupo Viloria han comunicado que mañana viernes volverán a los tajos, no ocurre lo mismo con los trabajadores de Uminsa que han anunciado que no regresarán a los tajos en tanto en cuanto mantengan una reunión con el empresario Victorino Alonso.

La razón es que pesa en el fondo que el empresario (también presidente de Carbunión) cargue a los trabajadores los recortes del Gobierno. En este sentido, temen que la vuelta al trabajo vaya acompañada de despidos o regulación de empleo para los trabajadores después de este periodo de lucha en defensa de los intereses del sector, ya no sólo de los trabajadores, sino también de sus patronos por cuyas explotaciones los mineros han batallado, literalmente, durante dos meses.

Los trabajadores aguardan la convocatoria de esta reunión con Victorino Alonso de quien esperan que asuma los compromisos en materia laboral. Una reunión que han urgido al empresario minero con la intención de volver a la actividad el próximo lunes, que es, han expresado, la intención de los trabajadores.

En este sentido, tampoco saldrán los trabajadores encerrados en el pozo de Santa Cruz del Sil, que se mantendrán provisionalmente hasta que haya algún avance en estas negociaciones con el empresario.